UNA FUENTE HISTÓRICA EN LOS ARRABALES

Reza en una placa, que durante tres días de julio de 1762 varios batallones franceses vivaquearon en las cuestas de San Isidro, junto a las aguas que alimentan  la fuente de la Salud. No obstante, muchas más veces acampó la francesada en estas laderas. Este enclave, en el paseo Juan Carlos I, detrás del antiguo mercado central, reconvertido en centro multiusos,  es, después de muchas vicisitudes,  un  interesante parque alejado del ajetreo y el bullicio de la ciudad.

Debe saber el paseante que la fuente que da nombre al parque ha gozado siempre de buena fama y  del aprecio de los vecinos. Sus caños y conducciones han contado  con la atención del municipio, que ha invertido gastos y personal para cuidarla con dignidad y mantener su noble apariencia; hubo, incluso,  guarda para  vigilarla. Su traza actual no se aleja demasiado de la que ha tenido durante muchos siglos, coronado el muro del que asoman los caños, con los reiterados bolos herrerianos, aunque ninguno de ellos se conserve encaramado en su sitio.

Ha sido testigo  de como las antiguas fincas de los ingleses, a sus pies, se han transformado, a gran velocidad en un barrio, el de Pajarillos, abigarrado de bloques de viviendas que albergan a los obreros que los años cincuenta del siglo pasado llegaron con la llamada del  desarrollo industrial de la ciudad.fuente de la salud

La desaparición del mercado central, a principio de los años noventa, aportó luz a los Pajarillos y creó desahogo en un barrio en exceso colmatado. Sin embargo, con gran acierto, se han mantenido los característicos edificios, que ahora acogen diversos servicios para los ciudadanos.  El silencio de una biblioteca, el orden de un aula o la pulcritud de un centro de salud y las oportunidades para el ejercicio que proporciona una piscina,  han sustituido a la agitación, la inevitable estridencia y los desperdicios propios de un mercado de abastos.

Como una zona de arrabal que fue durante muchos años, el entorno de la fuente ha conocido muchas transformaciones: plantío y lugar de esparcimiento dominical, graveras y chabolas; y, desde 1992,  a instancias de la Asociación de Vecinos, como consta en una placa conmemorativa junto a la fuente, es un bonito parque merecedor de  un  paseo  sosegado. Paseo que se puede prolongar hacia el parque Patricia, en dirección al barrio de la Pilarica, cuyo nombre responde al homenaje que el barrio dedicó a una  muchacha  entregada a las actividades vecinales y que murió en plena juventud hace tres décadas. Este parque con nombre de mujer tiene un conjunto de esculturas  que, tituladas “Vecinos de Pajarillos”, hacia 1991 tallaron alumnos y alumnas de una escuela taller.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “UNA FUENTE HISTÓRICA EN LOS ARRABALES

  1. Cuando tenía 8 años viví en la C/ Mesones de Puente Duero, 7, en una especie de conventillo con varias viviendas a las que se entraba por un pasillo común hasta un patio interior . Yo recuerdo tres vecinos y una leñera. Estaba en pésimas condiciones como la situación de mi familia por entonces.
    Vivo en Barcelona hace 44 años. He buscado esta calle para visitar la zona esta Semana Santa, pero no encuentro ni rastro. Supongo que todo está mejor, me alegro, pero …sniff!

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s