DOS EDIFICIOS SINGULARES EN LA SECA

Tiene La Seca, así como sin darse importancia, dos especiales edificios civiles. Y eso que es difícil destacar en villa donde abundan notables construcciones.

Para visitarlos, desde la plaza presidida por su Casa Consistorial encaminaremos los pasos hasta el cementerio. Si el sobrio Ayuntamiento tiene la mano de Ventura Rodríguez, uno de los principales arquitectos del clasicismo español del XVIII, el cementerio ofrece una traza de una riqueza y hermosura inhabitual en los camposantos vallisoletanos, y su construcción también hay que anotarla en las postrimerías de aquel siglo ilustrado. Lo que imprime a ambos edificios curiosas coincidencias.

Hemos de recordar que Ventura Rodríguez proyectó  el palacio de Líria, en Madrid, y en esa misma ciudad, las fuentes de Apolo, Cibeles y Neptuno; intervino en la construcción del Pilar de Zaragoza, en la iglesia de los Agustinos, de Valladolid, en el ayuntamiento de Burgos y planificó la reforma del Paseo del Prado, también en la capital del reino. Y, como ya se ha dicho, trazó los planos del Ayuntamiento de La Seca, allá por 1784, cuyo comienzo de  obras en 1791 no pudo ver pues murió al año siguiente de haber rematado los planos.la seca ayuntamiento-crop

Responde el edificio a las necesidades civiles de la época, y por esos sus dependencias, además de las estrictamente consistoriales, acogieron el Peso Real, las escuelas, las carnicerías y los calabozos. Un atento recorrido por los muros exteriores del edificio permitirá ver aún los azulejos de la época que advierten de la existencia de algunos de aquellos servicios a la comunidad.

Y tras visitar la huella que en la población dejó quien llegó a  presidir la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, encaminaremos los pasos por la calle del Santo Cristo, que arranca junto al mismo Ayuntamiento, en dirección al cementerio que enseguida ofrecerá al fondo de la calle  su fachada monumental. El trayecto hasta él, no es especialmente bonito. “Hasta hace unos cuarenta años estaba empedrado, era más agradable que el asfalto y la carretera que ahora hay”, comenta alguien que pasea por allí.la seca cementerio-crop

Como ya se ha advertido, no hay en Valladolid un cementerio de porte tan vistoso como este, y para mejor entender la fachada que lo preside, hay que advertir que en realidad está compuesta de dos partes, pues el cementerio se decidió construir alrededor de la ermita del Santo Cristo, que ya existía anteriormente.  Por tanto, la parte  central se corresponde con la ermita que, en elegante ladrillo mudéjar, se levantó en 1720; y los arcos laterales tienen la impronta de una construcción de la primera década del XIX. Un paseo que rodee las tapias permitirá advertir al final de las mismas el minúsculo añadido  en el que en su momento se daba tierra a quienes morían fuera de la mano de Dios, el cementerio civil, que aún acogió enterramientos hasta poco después de la guerra del 36.

Y de vuelta a la Plaza Mayor, no serán pocos los alicientes para la vista que ofrecen las numerosas casas blasonadas, así como los llamados soportales de la Cilla (institución que prestaba grano a los agricultores los años de sequía).

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s