LOS FERROCARRILES

El primer tren llegó a Valladolid en 1864, tras ocho años de obras para la construcción de la línea ferroviaria de Ferrocarriles del Norte. La primera piedra la puso, en nombre de la Reina, el general Espartero en 1856, razón por la cual el Ayuntamiento decidió poner el nombre de Duque de la Victoria (como se conocía a aquel militar) a esta céntrica calle vallisoletana.

La construcción de la actual estación tuvo que esperar hasta 1891. Mientras tanto, un pequeño barracón de madera daba servicio a los viajeros.

Pero en aquella efeméride había otro aspecto tanto o más importante: la construcción de los actuales talleres de RENFE, quizá la mayor empresa de su época en Valladolid, y que ha dejado un legado de construcciones de indudable valor histórico y arquitectónico.

Poco tiempo después de la llegada del primer ferrocarril se sucedieron otros proyectos importantes para el tráfico de viajeros y el transporte de mercancías. Uno fue el tren que unía Valladolid con Tierra de Campos: con Medina de Rioseco primero (que luego llegó hasta Villalón de Campos),  y poco más tarde con Palanquinos en León,  y con  Palencia (a través de Villada).

Aquel ferrocarril, conocido como tren burra, se inauguró en 1884 y estuvo en servicio hasta 1969.

Y aún hubo un tercer tendido ferroviario, el que unía Valladolid con Ariza (la conocida como línea de Ariza), que facilitaba el transporte del cereal vallisoletano. La línea se inauguró en 1898 y se mantuvo abierta hasta 1985 para viajeros y 1994 para mercancías.

12345678910111213

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s