LUGARES DE ACOGIDA

Las ciudades, como no puede ser de otra manera, van mudando con mayor o menor velocidad. A veces para mal cuando los afanes especulativos destrozan edificios históricos y calles emblemáticas. Esto sucedió en el Valladolid de los años 70 del siglo XX.

También las obras de acondicionamiento, reformas y ruinas sobrevenidas por el paso del tiempo o la mala conservación, contribuyen a que se pierdan construcciones…  o que éstas muden de lugar.

Es el caso que se podría hacer una larga relación de puntos de la ciudad que ahora nos ofrecen un aspecto que no es el original, sino el resultado de reacomodar lo que en su momento estuvo en otro lugar.

Demos, pues, un paseo para ver algunos de estos lugares y edificios, y comenzaremos por la calle Cadenas de San Gregorio.

Si nos asomamos desde la calle al jardín del Museo Nacional de Escultura se verá una arquería que fue del palacio de las Aldabas, y la fachada del siglo XVI de una casa principal de la calle Marqués del Duero. (Fotografía que acompaña el artículo)LUGARES DE ACOGIDA

Como en nuestro paseo vamos a pasar junto al edificio de  la Diputación Provincial de Valladolid, en la plaza de San Pablo, hemos de advertir que la puerta de acceso a la sala de exposiciones también es impostada, que el artesanado del salón de plenos proviene de la iglesia de Villafuerte de Esgueva, y que otro espléndido artesanado del siglo XV que cubre la sala de recepciones, antes estaba en el colegio de San Gregorio, es decir, en el actual Museo Nacional de Escultura.

En la plaza de la Trinidad, a la que da fachada la biblioteca de la Junta de Castilla y León, hay una alta columna con cuatro farolas. Este vástago no es otro que el que decoraba la antigua fuente Dorada, que se deshizo en los años 60 del pasado siglo.

Y nos vamos hacia el Pisuerga. A finales del XIX se instalaron cuatro grandes y hermosas farolas en forma de candelabro en el paseo central del Campo Grande. Pasados los años, y después de algunos avatares, a fecha de hoy dos de aquellas farolas se pueden ver en los jardines de la Rosaleda; otra más en la plaza de la Solana, junto a la fuente inmediata a la Antigua… se perdió el rastro de la cuarta farola.

La Casa museo de Cervantes tiene en su jardín de entrada parte de la fachada principal del antiguo Hospital de la Resurrección, que estaba en el solar que hoy ocupa la casa de Mantilla, en la plaza de Zorrilla. Famoso fue este hospital a lo largo de su historia, pues junto a él estaba la casa de la mancebía… y en las dependencias del mismo situó Cervantes el escenario de sus  novelas ejemplares El casamiento engañoso y Coloquio de los perros.

Por cierto, el jardín interior acoge parte de la fachada de antiguo convento de la Armedilla, en el término de Cogeces del Monte.

Encaminamos los pasos hacia el colegio Mayor de Santa Cruz,  y justo frente a la puerta de entrada del jardín se puede ver la espléndida fachada del antiguo colegio jesuita de San Ambrosio, traída aquí en 1940 al ser derribado  de su inicial emplazamiento sito en la calle Ruiz Hernández.

Y podemos terminar el paseo en la calle San Juan de Dios, detrás del Teatro Calderón, donde está la residencia sacerdotal perteneciente al arzobispado de Valladolid. Pues bien, su fachada es la del antiguo hospital de San Damián y San Cosme sito antes en la contigua plaza del Rosario.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s