LA SOLIDARIDAD COFRADE: UN PASEO POR LOS HOSPITALES

La Semana Santa vallisoletana, impulsada de nuevo en la segunda década del siglo XX por el Arzobispo Gandásegui, Juan  Agapito y Revilla (arquitecto municipal e historiador)  y Francisco de Cossío (Director del Museo de Bellas Artes de Valladolid), ha ido olvidando una parte de la esencia sobre la que se asienta esta actividad religiosa.

Se trata de las cofradías que se fueron creando a lo largo de los siglos XV y  XVI con fines de solidaridad entre los cofrades para atender a ellos y a sus viudas en la muerte, la enfermedad y las penurias económicas que les pudieran sobrevenir.

El papel social, ligado en ocasiones a la creación de hospitales, les fue definitivamente retirado durante el reinado de Carlos III, pues los ministros de aquel monarca impulsaron que la protección asistencial se ejerciera por instituciones civiles.

No todos los hospitales, ni mucho menos, que llegó a haber en Valladolid estaban bajo la administración de una cofradía. Pero no voy a reparar en el detalle de todos y cada uno de los fundadores de hospitales, hospicios y casas de beneficencia que hubo en Valladolid desde que el Conde Ansúrez inaugurara el Hospital de Esgueva, y que ya en el siglo XVII eran numerosos: Pinheiro da Vega y el historiador Antolínez de Burgos, contemporáneos de aquel siglo, llegan a cifrar en un momento u otro (según versiones y años) entre 15 y 20 el número de establecimientos hospitalarios.

Vayamos, pues, a dar un paseo por los edificios y vestigios aún perceptibles de algunas de estas instituciones que ha habido a lo largo de la historia.

Empezaremos por los jardines de la Casa de Cervantes, en uno de cuyos muros se ve parte de la fachada del famoso Hospital de la Resurrección que estuvo hasta finales del XIX en el solar que ahora ocupa la Casa de Mantilla (esquina Miguel Íscar con Acera de Recoletos). Bajo el Cristo se lee la fecha de 1579.RESURRECCION-crop Y en la puerta de acceso al banco sito en los bajos  de la casa Mantilla hay una placa que recuerda escenas de una novela cervantina ambientada en el citado hospital. Este hospital fue el primer hospital moderno y en él  estuvo la Facultad de Medicina hasta que, como luego veremos, se construyó el nuevo Hospital Provincial.

Y nos vamos hacia paseo de Filipinos. Recientemente se ha restaurado la fachada de la iglesia de San Juan de Letrán, joya del barroco. Pues bien este edificio se asienta sobre un antiguo  hospital-asilo de inválidos menesterosos fundado en el s. XVI.SAN JUAN DE LETRAN FACHADA-crop

Nos dirigiremos hasta el Paseo de Zorrilla, en cuya esquina con Filipinos se alza lo que fue hospital militar (actuales dependencias de la Junta de Castilla y León). El edificio es de 1929, aunque como tal hospital ya comenzó a funcionar en 1835.

De ahí bien podemos dirigirnos hacia la calle de San Juan de Dios (tras el teatro Calderón). La fachada de la residencia de sacerdotes es la que se corresponde al antiguo hospital de San Cosme y San Damián, antes sito en la plaza de Rosario. En este hospital se atendía a viudas  enfermas. El origen de la fachada se remonta al siglo XV. San Cosme y San Damián son los patronos de los médicos y cirujanos. En la rampa de acceso a la plaza del Rosario, entrando por la Bajada de la Libertad, hay un gran mosaico que reproduce como era la plaza en los tiempos en que el hospital aún estaba en ella.

Podemos continuar nuestro camino hacia el antiguo hospital provincial (hoy dependencias de la Diputación), junto al Hospital Clínico. Es en realidad el primer hospital propiamente dicho y se construyó en 1883, obra del arquitecto Teodosio Torres.SAN COSME Y SAN DAMIAN FACHADA Esta moderna instalación para su época sustituyó al viejo Hospital de la Resurrección.HOSPITAL PROVINCIAL-crop

Bien podemos concluir nuestro paseo delante de la antigua Casa de Beneficencia, en la calle Real de Burgos, que ahora alberga dependencias universitarias.  Fue creada en 1818.

Para quien quiera alargar el paseo queda la opción de ir hasta el edificio llamado Monasterio de Villa de Prado, una vez pasado el Puente Colgante. Tiene de singular este lugar el que, entre otras muchas ocupaciones que tuvo, fue sede del “manicomio”, hasta no hace tantos años.

Y recuerdo de aquellos hospitales queda la evocación de la calle Cánovas del Castillo, llamada así desde 1897, porque antes su nombre obedecía al de Orates, por haber existido en ella un hospital de dementes (era muy común que los hospitales de  enfermos mentales se llamaran de orates debido a que se consideraba que una demostración de pérdida del juicio  era  hablar continuamente).

Anuncios

2 comentarios en “LA SOLIDARIDAD COFRADE: UN PASEO POR LOS HOSPITALES

  1. No son ciertas algunas afirmaciones. La Semana Santa vallisoletana re rescató felizmente en el año 1922, nada que ver con la guerra civil española. Saludos

    • Hola, amigo. Te propongo que hagas un comentario suficientemetne amplio sobre esto y lo incluyo en el blog. No tengo interés en mantener una información que pueda ser equivocada, así que verdaderamente agradecería una aportación sobre el tema que, seguramente, estará mejor fundada que lo que yo he escrito. Ya me dirás

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s