VAMOS AL PISUERGA A RECREAR LOS OJOS DEL CUERPO

Las orillas del Pisuerga desde antiguo han concitado el interés de la ciudad. Era, de hecho, un parque natural al que la ciudadanía se asomaba… lugar donde pasar los días festivos.

La belleza natural del Pisuerga la inmortalizó Cervantes en su “Coloquio de los Perros”: “Vamos al Espolón a recrear los ojos del cuerpo, pues ya he recreado los del entendimiento”… “Vamos”, dijo el Alférez.

Se refería Cervantes al Espolón Viejo, un paseo que se prolongaba por la orilla próxima a lo que ahora es la Academia de Caballería. Porque más tarde, ya en el s. XVIII, se construyó el Espolón Nuevo, en la parte del río más inmediata al puente Mayor, detrás del palacio del Conde  -donde ahora está la biblioteca de la Junta de Castilla y León-  cuyas tapias llegaban hasta la misma orilla del río.

La Sociedad Económica de Amigos del País, una asociación filantrópica auspiciada por Carlos III, solicitó en 1784 que se hiciera una plantación de árboles en los terrenos inmediatos al Pisuerga a la altura, más o menos, del Espolón Nuevo. Por aquella época la plantación de árboles se consideraba una actividad que contribuía a mejorar la salubridad de la población.

Y en el mismo cauce del Pisuerga, mientras estuvo la Corte en la ciudad, se celebraban toda clase de actividades festivas teniendo como fondo el Palacio de la Ribera, muy próximo al puente Mayor, y que ocupaba buena parte de la actual Huerta del Rey: navegaba una galera real o se celebraban fiestas de toros en el agua.

Las orillas del Pisuerga eran, en definitiva, espacio para esparcimiento de la población: baños, paseos en barca…  pero también lugar para ganarse la vida no sin sufrimiento: lavanderas, pescadores y aguadores encontraban en el río los medios para llevar el pan a casa cada día. También eran frecuente los ahogamientos de bañistas en los meses veraniegos, según reflejan las crónicas del siglo XIX.

Y sobre esta idea propongo que cada cual se asome al río con los recuerdos y evocaciones  que tenga guardados.

a Pisuerga_02

Una imagen de principios del s. XX en la que se aprecia la “vida” que por entonces había junto al Pisuerga

 

b amva Pisuerga_03

Lavanderas junto a las aceñas… cuando todavía eran reconocibles en el último tercio del s. XIX. (AMVA: Archivo Municipal de Valladolid)

 

c Pisuerga_1888

Fechada en 1888, vemos al fondo la orilla del barrio de la Victoria. (AMVA)

 

d Pisuerga_1970

Las aceñas ya prácticamente destruidas. Año 1970, se aprecia la estructura del edificio que preside la entrada del Barrio de la Victoria en la plaza de San Bartolomé. AMVA

 

e amva pisuerga 1910

Y  vamos a la zona de las Tenerías. Año 1910. Barcas y, de nuevo, lavanderas. Parte de las tenerías aún son reconocibles en la actualidad si se paseo por la orilla del río. AMVA

 

f Pisuerga_07

El puente Mayor está muy presente en cualquier estampa del Pisuerga. En este caso vemos al fondo a la derecha la estación de San Bartolomé (tren burra), y a la izquierda la fábrica de harinas La Perla, convertida actualmente en hotel. AMVA

 

g Pisuerga_12

Pero el Pisuerga no siempre es “amable” y con frecuencia, sobre todo cuando no estaba regulado por embalses, se desbordaba. Aquí vemos el agua a punto de tapar los ojos del puente. AMVA

 

j amva pisuerga 1926

Inundación de 1926. AMVA

 

i amva pisurga 1979

Inundación de 1979. AMVA

 

ja Pisuerga_1918

Volvamos al Pisuerga lúdico. Muchachos bañándose en 1918. AMVA

 

k amva pisuerga

Años 70. La playa a reventar. AMVA

 

l amva 1969 pisuerga

Panorámica de las piscinas Deportiva, Samoa y playa, rebosantes de gente en 1969. AMVA

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “VAMOS AL PISUERGA A RECREAR LOS OJOS DEL CUERPO

  1. En relación a un edificio en Pasión con Comedia aclararle que no era el Hotel Español sino la casa edificada por mi bisabuelo Enrique Miralles Prats que fue notario en Valladolid a principios del siglo XX (Antonio García Quintana fue pasante en su notaría). A finales de los 70 fue la primera casa en Valladolid en ser derribada respetando la fachada y renovado su interior. El patio llegaba hasta la plaza Martínez y Monsó. Encantado de compartir referencias históricas de nuestra ciudad

  2. Me ha encantado el comentario plantar árboles se consideraba saludable para la población en el siglo xvlll.
    Parece que eran mucho más listos que nosotros

    Todo lo demás también genial. Me gusta muchísimo Valladolid y sus curiosidades

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s