EL CERRATO, ¿UNA COMARCA VALLISOLETANA?

Si preguntas a la gente del valle de la Esgueva, y no digamos si indagas entre los pueblos de la orilla del Duero, sobre su pasado cerrateño, lo más probable es que unos se sorprendan por la noticia,  y que otros,  algo más ilustrados, te comenten que eso de pertenecer al Cerrato no es sino una vieja y pasada historia del antiguo obispado de Palencia.

No obstante, tal como ya comenté, voy a iniciar un periplo por las comarcas vallisoletanas, deteniéndome en el Cerrato, un vasto territorio,  al que el valle del Esgueva,  el curso del Jaramiel y la orilla norte del Duero pertenecieron en el pasado.

El Cerrato, con el paso del tiempo ha terminado por llamarse palentino, o castellano, y en cuya jurisdicción ya pocos vallisoletanos se sienten incluidos. A pesar de que Castroverde se “apellide” de Cerrato, al igual que otros municipios, como Villavaquerín (aunque apenas lo use),  o que Cabezón de Pisuerga llevara  el mismo apellido en el pasado.

Esta identidad cerrateña se debe a que desde Astudillo, al norte, Venta de Baños al oeste, y Olivares de Duero, al sur (por ubicar tres referencias geográficas) todo este amplio territorio estaba sujeto a la diócesis de Palencia: hemos de recordar que antes de que se adoptara la actual estructura administrativa provincial en el año 1833, los territorios  venían determinados por las jurisdicciones eclesiásticas y las propiedades de la nobleza.

Lo primero que debemos saber es que buena parte del territorio cerrateño hunde costumbres y cultura en la ganadería ovina. De ahí la fama de los quesos del Cerrato, la existencia de la Cañada Real Burgalesa (que luego sirvió para marcar la línea divisoria entre Valladolid y Palencia), y la presencia de numerosos chozos con amplias corralizas, amén de otras notables características, como son los barrios de bodegas, palomares, sobrias torres y abundantes tierras cerealistas… en definitiva, algo común con los valles de la Esgueva y del Duero.

Mas, si algo llama la atención de la comarca es, sin duda, la sucesión de suaves páramos y amplios valles. De hecho, se atribuye el término cerrato al latín cirratus, es decir, tierras onduladas o montuosas.

Con estos antecedentes daremos un paseo por algunos municipios cerrateños, aunque reservaré los lugares de la Esgueva y del Duero para próximos recorridos, pues la verdad sea dicha, los valles de estos dos ríos han adquirido una personalidad propia con numerosos alicientes culturales y geográficos y, verdaderamente para nada se sienten ya cerrateños.

Y con todo lo apuntado, propongo un  recorrido en coche (o en bici, dependiendo del fondo físico de cada cual), para adentrarnos, siquiera sea tangencialmente, en la comarca del Cerrato. Y no puede ser más que someramente pues, como ya arriba apunté,   es muy extensa, hasta el punto de que también algunos términos burgaleses fueron cerrateños.

Desde Esguevillas de Esgueva parte una carretera hacia Alba de Cerrato, e iremos por Vertavillo, Castrillo de Onielo, Baltanás, Antigüedad, Cevico Navero, Hérmedes de Cerrato, y terminaremos regresando a Valladolid  desde Canillas de Esgueva.

La próxima semana nos detendremos en el Museo del Cerrato Castellano,  en Baltanás.

 

1 albaLa iglesia de Alba de Cerrato se remonta al s. XIII y en su ábside se podrá observar una singular construcción románico-mudejar

 

2 vertavillo

Vertavillo fue villa amurallada y señorial. Conserva un magnífico rollo jurisdiccional de 1537

 3 castrillo de onielo

Paisaje rural en Castrillo de Onielo

 4 a balta-crop

Baltanás puede presumir de tener el mayor conjunto de bodegas de toda España, cuyo número asciende a 374. Ahora están dentro de un ambicioso plan de recuperación de este verdadero barrio de bodegas

 

 4 balt

Hospital de Santo Tomás, en Baltanás, una construcción que se remonta al siglo XVIII en cuyo interior se ha habilitado el Museo del Cerrato Castellano. Tene la población otras casas señoriales

 7 a paisa

Típico paisaje cerrateño

 7 antig

Entre otras cosas singulares, el municipio de Antigüedad exhibe un avión de combate Phantom, en homenaje a dos hermanos nacidos en el pueblo,  pioneros en la aviación militar, y que en la Guerra Civil lucharon uno en cada bando

 8 cevico

Antiguo lavadero de Cevico Navero

 9 herm

En Hérmedes de Cerrato su construcción más singular es la ermita de la Virgen de la Era. Su interior conserva restos mozárabes

 

10 canillas-crop

Vista de Canillas de Esgueva, ya de vuelta al valle, que ya no se siente nada cerrateño

Anuncios

6 comentarios en “EL CERRATO, ¿UNA COMARCA VALLISOLETANA?

  1. Mi opinión es que si, que la comarca del Cerrato también incluye una parte de la provincia de Valladolid, las comarcas naturales muchas veces no entienden de fronteras provinciales.

  2. La comarca del Cerrato, tanto en su parte palentina, como vallisoletana y burgalesa fue bien descrita en libro de Vallejo del Busto titulado “El cerrato castellano”, en esta obra se muestra la historia de todos esos pueblos y sus características que son bastante comunes indiferentemente de la provincia en que se encuentran, las características geográficas, paisajísticas e históricas tan comunes dejan claramente visibles una comarca con personalidad propia.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s