AGUILAR DE CAMPOS, UN PUEBLO DE LA EDAD MEDIA

Aguilar de Campos es un interesante municipio tanto para contemplar característicos paisajes y elementos terracampinos,  como para romper algunos tópicos sobre esta comarca.

Los orígenes de este municipio se pierden en la historia de los tiempos, pues incluso se le ha incluido en el listado de los posibles lugares en los que se levantara la mítica Intercatia.

Intercatia fue una ciudad vaccea arrasada por los romanos en el siglo II antes de Cristo. Si se presta cierta atención a estudiar su ubicación es porque su encarnizada resistencia a las legiones romanas pasó a la historia.  A partir de ahí todo son conjeturas acerca de donde estaba situada esta población. Son varios los municipios que los historiadores, con más o menos argumentos, han ido añadiendo a la lista de lugares. Y, a los efectos de nuestra incursión en Tierra de Campos, todos esos lugares están en esta comarca o sus inmediaciones: Villalpando, Cerecinos de Campos, Fuentes de Nava, Paredes de Nava, Montealegre… y Aguilar de Campos.

Bien, fuera o no  Aguilar la antigua Intecatia, lo cierto es que su caserío e historia documentada se hunden en la profunda Edad Media.

Con estas premisas nos aprestamos a dar un paseo por su casco urbano y  alrededores, y concluir nuestro deambular por Tierra de Campos.

Dejaremos el coche a la puerta del Ayuntamiento y desde ahí iniciamos nuestra caminata, que se puede estimar en unos  5 km.

 

1-crop

El Ayuntamiento de Aguilar obedece a las características de unas cuantas Casas Consistoriales que se levantaron a finales del s. XX. Este, en concreto, en 1887. Sus bajos, entre otras actividades, acogían  las escuelas y, normalmente, la casa de los maestros

 2

Plaza Mayor. Una de las panorámicas monumentales más hermosas de la provincia de Valladolid: el rollo del s. XV y la iglesia de San Andrés, gótico-mudéjar del s. XIV

 3

Nos dirigimos hacia la iglesia y habremos de detenernos en su portada de estilo cordobés

 4

 A mano derecha sale la calle que nos conducirá al teso donde estuvo el castillo. Las “bodegas” que rodean el promontorio son, en realidad antiguas casas cueva. Rodeamos el teso  y, justo por detrás, una empinada trocha nos permite encaramarnos a lo más alto del pueblo. Bien merece la pena subir, tanto por el paisaje como por las construcciones que se pueden contemplar. A la derecha de la iglesia, al fondo, veremos un antiguo molino y más lejos la ermita de la Virgen de las Fuentes. Estos dos edificios serán nuestro próximo destino

 5

Fachada de una de las viviendas trogloditas que aún se conservan en Aguilar. Está en una calle un poco por debajo del “castillo”

 6

Volviendo a la calle Derecha, donde el rollo, y dejando atrás el Ayuntamiento, la continuamos hacia las afueras del pueblo. Nos encontraremos con una antigua y típica panera

 7

Pronto, a la derecha, sobre una prominente elevación del terreno, se ve el molino de viento que su propietario ha reconstruido a su manera. Nos interesa destacar que no eran pocos los molinos de viento que había en Tierra de Campos, casi todos prácticamente desaparecidos, y otros reconvertidos en su día en palomares

 8

Detalle del molino, en cuyas inmediaciones se han dejado parte de las piedras y rodeznos que tenía

 10

Chopera que seguimos hasta la ermita. Estos pequeños oasis son muy habituales en Tierra de Campos. Dan referencias al paisaje y suelen denotar la presencia de algún manantial que, aunque no lo parezca son numerosos en la comarca.

 11

Llegados a la ermita de la Virgen de las Fuentes, un edificio del s. XVII, bordearemos por la izquierda una arruinada vivienda de adobe en medio de la chopera, lo que nos conducirá hasta la fuente: lugar donde según la tradición se apareció la virgen a unos niños pidiendo la construcción de un templo. Este tipo de apariciones nos llevaría mucho tiempo comentarlas, pero no hay que desecharlas o atribuirlas a un simple rasgo religioso, pues tienen, en muchos, casos elementos históricos, etnográficos e identitarios de razonable interés

 12

Y de vuelta a Valladolid, antes de llegar a Berrueces y justo en el punto kilométrico 242 sale un camino a la derecha. Nos adentramos en él y a unos pocos pasos se podrá contemplar la laguna de las Pardinas o del Viveiro, uno de esos humedales muy abundantes en otro tiempo en Tierra de Campos: no muy lejos hay otro humedal llamado del Pozo Viejo

Anuncios

3 comentarios en “AGUILAR DE CAMPOS, UN PUEBLO DE LA EDAD MEDIA

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s