PASEO POR LA HUERTA DEL REY

A partir de los años 50 la ciudad inició el asalto de la vieja huerta del Rey. En otro tiempo espacio de recreo de la Corte del siglo XVII, durante siglos permaneció desocupada, y muchas de sus tierras suministraron grava para la construcción.

Desde hacía años Valladolid venía pensando en expandirse hacia el otro lado del Pisuerga. Para facilitar esta tarea, cual abordaje de un barco, se fueron construyendo varios puentes que facilitaran la comunicación con el futuro barrio de la Huerta del Rey.

Sucesivamente, entre 1954 y 1961 se inauguraron los puentes del Poniente, de Isabel la Católica y de García Morato. Con estos puentes ya transitables y los terrenos urbanizados,  comenzó la construcción de una nueva ciudad.

Generalmente se trata de parcelas con edificios en forma de torre, calles rectilíneas y perpendiculares entre sí, numerosas parcelas privadas ajardinadas  pero de uso público… en fin, nada que ver con el casco urbano tradicional vallisoletano.

A su vez, el barrio no presenta una imagen tan homogénea como pudiera parecer y se encuentra dividido por la carretera de Salamanca; se prolonga más allá de la Feria de Muestras hasta el Canal de Castilla; y también parece buscar la novísima zona de Nuestra Señora de Prado.

A partir de los años 70 comienzan a llegar los primeros moradores, que por mor de las diferentes promociones (privada, cooperativa y social) ha dado lugar a un vecindario que semeja un mosaico de muy variada extracción social. Esto ha originado no pocos roces y cierto grado de aislamiento de las parcelas respecto al resto del barrio. Pero este es otro asunto…

Y comencemos nuestro paseo, al que he añadido un pequeño plano para mejor orientarse.

 

1

2-crop Por el puente de García Morato vamos a cruzar la avenida de Salamanca dejando a la derecha el polideportivo de la Huerta del Rey y dirigiéndonos hacia el cerro de las Contiendas. Veremos al fondo el Museo de la Fundación Cristóbal Gabarrón (1) y, atentos a la derecha, una escondida plaza, la de la Cebada (2). Esta plaza, rodeada de taludes que la aíslan del entorno obedece a lo que trató de ser un nuevo concepto de espacio público que, sin embargo, no ha enraizado entre el vecindario que, sin duda, prefiere espacios abiertos

3-crop

Vamos hacia la calle Pío del Rio Hortega, a la espalda de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura (3) que junto a lo contemporáneo de su construcción, incluye  detalles que rompen sus modernas líneas rectas. Este edificio, de 1975, tenía un primigenio propósito, cual era ser la delegación del Ministerio de Educación y Ciencia

 4

En la misma calle, un ejemplo de viviendas de promoción mediante cooperativismo  directo (4), sin intermediarios. Promovido por trabajadores de Sava (luego Enasa -Pegaso y finalmente Iveco), su gestión cooperativa fue llevada enteramente por los propios interesados, constituyendo un raro ejemplo de cooperativismo, que en general  ha solido refugiarse en sociedades gestoras

 5

Seguimos por la misma calle (Pío del Rio Hortega), y antes de llegar a las tapias de la Feria de Muestras, un ejemplo de construcción eclesiástica: la parroquia de San Vicente de Paul (5). La arquitectura religiosa contemporánea ha buscado caminos estéticos muy singulares y opinables

 6

Nos adentramos en la calle Rigoberto Cortejoso (que se cruza con la del Pío del Rio Hortega) y veremos la sede de la Consejería de Agricultura y Ganadería, y Fomento y Medio Ambiente (6). Una muestra interesante desde el  punto de vista arquitectónico, y también ejemplo de las numerosas dependencias administrativas que se han levantado en la Huerta del Rey

 7

Frente a la Feria de Muestras, en la avenida de Salamanca, con motivo del IV Centenario de la Ciudad de Valladolid (1996) se erigió esta gran escultura (7) del prestigioso escultor Ángel Mateos. De 22 metros de altura, se viene a considerar su más importante obra escultórica

 8

Un parque longitudinal y paralelo a la avenida de Salamanca, que conduce hacia el puente Colgante, entre otros rincones interesantes ofrece otra obra escultórica –de Fernando Sánchez Calderón- (8) que acaso por aparentemente funcional pasa desapercibida como obra de arte. Este parque se urbanizó hacia 1996

 9

10

Y hemos de bajar hasta la orilla del Pisuerga (partiendo de los jardines junto al edificio Duque de Lerma) para visitar los restos del muro del antiguo Palacio de la Ribera (9). En este mismo lugar están los restos de la primera central térmica que hubo en Valladolid (10), que a partir de 1887 suministró energía eléctrica a la ciudad. Desde 1922, parte de estas instalaciones se convirtieron en una fábrica de carburadores, conocida como IRZ (Isidro Rodríguez Zarracina). Desde este lugar iniciaremos un largo camino hacia la avenida de José Luis Arrese para que en la esquina con Joaquín Velasco Martín, nos adentremos en…

12

Un edificio mítico en el barrio (11), tanto porque acogió una de las  promociones de viviendas sociales más grandes que ha habido en Valladolid, como porque en la transición democrática, mientras se estaba construyendo, en su plaza se llevaron a cabo numerosas asambleas de trabajadores de la construcción

 13

Ya de vuelta hacia el otro lado del río para cruzar el puente de Isabel la Católica, la plaza (12) que acoge uno de los edificios administrativos de referencia en Valladolid: Usos Múltiples. En servicio desde aproximadamente 1980, en su antiguo aparcamiento se instaló una estructura procedente de la Expo de Zaragoza para acoger una variada actividad. En la imagen, ambos edificios y su relación con el Pisuerga que, no nos olvidemos, acompaña por un costado a todo el barrio de la Huerta del Rey

14

Plano de la Huerta del Rey, con las referencias que acompañan esta propuesta de paseo por el barrio

Anuncios

3 comentarios en “PASEO POR LA HUERTA DEL REY

  1. Huerta del Rey, es una de las zonas más nuevas de Valladolid y que ofrece una buena oferta de pisos. Aunque le falta desarrollarse más en lo comercial, para vivir está genial. A medio camino entre el centro y Parquesol.

    • Dicen los escritores (que no es mi caso, ni mucho menos) que les valdría la existencia de un solo lector o lectora para escribir una novela. En mi caso, tu ánimo es suficiente para seguir paseando por estas tierras vallisoletanas.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s