DE PASEO CON JOSÉ ZORRILLA

Ninguna duda cabe de la indisoluble vinculación del poeta José Zorrilla con Valladolid: por nacimiento, por las  temporadas que vivió a lo largo de su vida en la ciudad, por haber sido Cronista oficial, y por ser su última y definitiva morada.

Bajo ningún concepto intentaré resumir la vida tan azarosa e intensa de Zorrilla, que daría para una densa y gruesa novela, pero déjenme indicar que acaso haya sido el literato que mayor popularidad alcanzó en toda la historia de la literatura española: indescriptible fue la multitud que acudió a su entierro en Madrid; imposible de medir la cantidad de madrileños que acompañaron su cadáver para traerlo a Valladolid, delante de cuyo féretro se descubrió el Rey; e inmensa la comitiva vallisoletana que desde la estación del Norte le rindió homenaje durante su traslado al cementerio del Carmen.

Con estas premisas propongo un paseo por la ciudad siguiendo el rastro del poeta y dramaturgo, no sin antes advertir que este artículo solo ha sido posible gracias a la información que me ha facilitado el amable personal de la Casa de Zorrilla, Ángela Hernández y Begoña de Vicente.

1aa

Casa natal, en la calle Fray Luis de Granada, que en su época se llamaba Ceniza. Nació el 21 de febrero de 1817 y en ella habitó sus primeros 7 años. Esta casa fue adquirida por el Ayuntamiento en 1917 con motivo del centenario del nacimiento del poeta, para albergar en ella un museo dedicado a Zorrilla

 
2-crop

Pila bautismal de la iglesia de San Martín, donde fue bautizado el 1 de marzo de 1817

 3a-crop

Detalle de la calle de San Martín, en la que, aunque muy reformadas, se aprecia la estructura de casas de estructura medieval: un portal de acceso y las  habitaciones ordenadas en sentido vertical
4-crop

Antigua plaza de toros (ochavada), entre la calle San Quirce y San Ignacio. Construida en 1833 estuvo en uso hasta 1890, cuando se construyó la del paseo de Zorrilla. Luego fue casa cuartel de la Guardia Civil. En este lugar, ahora conocido como “el viejo coso”, presenció el poeta alguna corrida de toros allá por 1866

 5-crop

Y nos vamos hasta el Teatro Calderón, en el que también en 1866 recibió un homenaje de su incondicional público: el 26 de febrero de 1886 se celebró el natalicio del poeta representando una loa titulada “Valladolid y Zorrilla”. Ese mismo año hizo una lectura de sus versos en el Teatro Lope de Vega

 5A-crop

En cierta ocasión el poeta anduvo por la calle de Cantarranas  (hoy Macías Picavea) con un canario de la mano: se había escapado de la jaula de un amigo, que tuvo la suerte de que el ave fuera a posarse en el balcón de la casa de Zorrilla, en la calle Baños (ahora Echegaray), y reconocido por este se lo llevó a su casa. En la imagen, la esquina donde parece que comenzó en devastador incendio de 1561

 6b

Ya en la calle Teresa Gil, está la residencia universitaria Reyes Católicos, antes Hotel de France, donde se hospedó el poeta. El detalle de las cubiertas demuestra el estilo afrancesado tan del gusto de la época

 9a

En la Plaza Mayor hay dos referencias importantes: el café del Norte y el teatro Zorrilla (en la foto visto desde la calle de la Constitución). El teatro lo inauguró el poeta en 1884. Y en la planta principal del viejo café del Norte (abierto al público en 1861) se reunía lo que ahora llamaríamos club de fans de Zorrilla, en una espaciosa habitación que daba a la Plaza Mayor, y a la que el poeta acudió en alguna ocasión “en elegante carruaje”

 13

13b-crop

En sus diversas estancias en la ciudad, Zorrilla vivió en diferentes viviendas sitas en las calles María de Molina, Duque de la Victoria, Baños (actual Echegaray), Chancillería (actual san Martín),  y Santiago. En la imagen, edifico de la calle Santiago 23, que por fecha de construcción y estilo constructivo fue, sin duda, contemporáneo del poeta, y una panorámica de María de Molina tal como seguramente la conociò el poeta (la foto me la ha facilitado el Archivo Municipal de Valladolid)

 11-crop

11b (2)-crop

Y nos dirigimos hacia el Campo Grande. En él se levanta un grupo escultórico que rinde homenaje al dramaturgo, realizado por  Aurelio Carretero e inaugurado  en 1900…

 12-crop

… El Campo Grande, un paseo de álamos en vida del poeta, sin duda fue visitado con frecuencia por Zorrilla, sobre todo en sus continuas idas y venidas de la ciudad para tomar el ferrocarril o recibir y despedir a las visitas. No conoció el poeta la actual fachada de la Estación del Norte, rematada en 1895, cuya coronación está adornada con una composición escultórica de Ángel Díaz y Sánchez

 14

Necesariamente hemos de ir concluyendo este paseo. Por eso, desde la Estación del Norte, nuestros pasos se encaminan hacia el ocaso de la vida del poeta, aunque antes pasaremos por la Universidad, en la que Zorrilla cursó estudio de Leyes en su juventud. La fachada  barroca nos muestra  una representación del triunfo de la sabiduría pisando a la ignorancia, y el árbol de la ciencia

 
15Y ya no cabe más destino de nuestro deambular por Valladolid de la mano de José Zorrilla que rematar en el cementerio del Carmen. El llamado panteón de Personas Ilustres –una alegoría de Castilla-  se erigió también por Aurelio Carretero  y fue inaugurado en 1902,  precisamente en honor al poeta. Los avatares de este panteón requieren de  un detallado relato que dejaremos para otra ocasión. Es el caso que allí reposan los restos del vallisoletano José Zorrilla, junto a los de otras personas ilustres que le sucedieron en reconocimiento ciudadano

 16-crop

Último retrato que se conoce del poeta  y que se conserva en el Archivo Municipal de Valladolid

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s