PUENTE DUERO: ENCRUCIJADA DE VIEJOS Y NUEVOS CAMINOS

Puente Duero es, desde 1960, un barrio de Valladolid a todos los efectos.  Hasta entonces se trataba de  un núcleo de población con potestad de elegir alcalde y tener su propio concejo lo que, de facto, le convertía en un pueblo independiente de Valladolid, aunque en realidad no tenía territorio propio, pues sus tierras pertenecían a la capital.

Pero lo cierto es que el vecindario se sintió dolido por la definitiva anexión a Valladolid, pasando a configurarse como otro barrio  más de la ciudad.

Es difícil encontrar en la provincia una encrucijada de caminos como Puente Duero, a los que se han ido añadiendo senderos más modernos, como el que se conoce como  GR 14 o Senda del Duero.

El puente románico sobre el Duero (que no es improbable que tenga su origen en un vado o puente romano), ha dado lugar que este enclave haya sido el paso de los rebaños cañariegos desde la Edad Media; fonda y parada de los viajeros que venían de Madrid hasta Valladolid en su última etapa; y alberge de los peregrinos que desde Madrid querían llegar hasta Santiago de Compostela…

… Y testigo de uno de los más viejos caminos medievales: El Camino Real de Aragón, o senda de los aragoneses, que por la margen derecha del Duero unió Zaragoza  con las villas cristianas de Castilla.

Ya en el siglo XX, Puente Duero era  destino de  los domingueros de la capital que venían a pasar los rigores  veraniegos refrescándose en las playas naturales del río. Tal era así que llegó a conocerse como “Beniduero”.

La denominación, digamos oficial, de este barrio  vallisoletano es Puente Duero-Esparragal: un “apellido”, que no es sino el nombre de un extenso pinar.

Lugar antaño  poblado por un escaso centenar de personas que vivían de los montes, la labranza, y las posadas y mesones que acogían a viajeros y pastores. Ahora ronda los 1.200 habitantes,  y muchos descendientes de estas familias han buscado como seguir viviendo en Puente Duero.

En cualquier caso, nunca el nombre de un término –Puente Duero- fue tan certero en la definición del valor histórico y cultural de un enclave: un barrio que viene determinado por la existencia de un puente decisivo en las comunicaciones del centro de España.

 

2-crop

3-crop

3a-crop

Comenzará nuestro paseo por la anchurosa cañada que atraviesa Puente Duero, en la rotonda en la que se rinde homenaje a los viejos pobladores del barrio que estaban enterrados en este punto, antiguo  cementerio de la localidad. Será un paseo casi lineal hasta cruzar el puente

 4-crop

Plaza principal. Uno de los diversos desbordamientos del río que históricamente han venido produciendo enormes daños al caserío de Puente Duero, dio al traste con la vieja iglesia. Esto ocurrió en 1860. Y la nueva construcción se remató ya cerca del siglo XX, con el aspecto que ahora se aprecia

 
5-crop

Antes de cruzar el puente se nos advierte de que estamos en el camino de Santiago de Madrid

 5a

Detalle del albergue de peregrinos, al otro lado del puente, en el camino de Aniago, cartuja ya en término de Villanueva de Duero

 
6-crop

Del puente hay noticias que arrancan en la Edad Media, sin que sea descartable que los romanos también tuvieran abierto un vado fácil del Duero en este lugar. Aunque básicamente las noticias de este puente nos vienen desde el siglo XVI debido a sus diversas reparaciones. Tiene una longitud de 100 metros y presenta la solidez propia de una fortaleza. Imagen del puente mostrando los tajamares

 7

Si volvemos hacia atrás, a coger la margen derecha del río, el camino de Fuentes nos sirve para adentrarnos en la Senda del Duero (GR 14), que coincide con el camino de Santiago

 8-crop

Panorámica de Puente Duero desde la GR 14 camino de Simancas

 
10-crop

11-crop

12-crop

Diversas imágenes del caserío. Nuevas y antiguas construcciones que indican un viejo enclave que ha ido renovándose con mayor o menor fortuna urbanística

 16-crop

Ahora, el entorno de Puente Duero, en medio de un pinar, es lugar frecuentado por  ciclistas, paseantes y corredores

 15 1968 angel cea de paz amva-crop

Y nos despedimos con una nostálgica imagen de cuando las playas de Puente Duero estaban concurridas los domingos y festivos: como Beniduero llegó a conocerse. La imagen es  del año  1968, de Ángel Cea de Paz, y depositada en el Archivo Municipal de Valladolid

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s