UN PANTANO SALVAJE

El embalse de Castromonte, también llamado del Bajoz o de la Santa Espina, es uno de los lugares más interesantes de la provincia de Valladolid. Una presa de tierra levantada en 1969 sujetó  las aguas del modesto río Bajoz para construir un pantano con el que regar las tierras del entorno del pueblo de la Santa Espina (perteneciente a Castromonte), que en 1957 se había asentado en las proximidades del Monasterio del mismo nombre.

Hacia los ochenta, se decidió que ya no se volverían a utilizar estas aguas para regar,  y su destino se convirtió en velar por la reproducción de aves, acoger aves migratorias, favorecer la vida del extraño gallipato (un anfibio que puede llegar a medir 30 cm. con una cola aplastada lateralmente)  y alojar tencas y carpas. Dicen quienes entienden, que este  embalse es el destino preferido de los pescadores de la región que quieren disfrutar de la captura de tencas. No obstante, la necesidad de proteger la reproducción de las aves y no perjudicar a la colonia de anátidas, sobre todo en la cola del embalse, ha hecho que se limiten a prácticamente  la mitad de sus orillas los lugares destinados a la pesca. Una pesca para la que solo se conceden seis permisos diarios.

Son varias las posibilidades  para llegar al pantano. Tomaremos una de las que arrancan en las puertas del Monasterio y que discurre en buena parte por la parte alta de la finca, y que nos permitirá disfrutar de variados paisajes y lugares de interés. No obstante, hasta el pantano se puede llegar directamente con el vehículo por una pista que sale a la derecha de la carretera que conduce de Castromonte a la Santa Espina.

 

4-crop

Bordeando las piscinas e instalaciones deportivas que están detrás del monasterio,  y junto a la explotación ganadera que hay en el monasterio, tomaremos el camino de la Nevera. En un momento determinado sale por nuestra derecha, como retrocediendo, una caminillo que nos lleva hasta el depósito de agua. Este depósito, presidido por un alto pedestal que eleva lo que queda de una imagen conocida como Virgen de la Nevera, parece que está construido sobre un antiguo pozo de nieve

 5-crop

Panorámica de la Santa Espina desde la Nevera

 6-crop

7

Continuamos camino atravesando bosques de encinas, viñas y tierras de cultivo. Llega un momento en que el evidente camino se convierte en un senderillo que discurre paralelo a la carretera. Nada debe hacernos dudar de que vamos por el buen camino

 8-crop

Cuando la carretera comienza describir una curva hacia la derecha, un indicador nos dice que tenemos que girar completamente a la izquierda para ir descendiendo hacia el embalse

 9

10

Toda la orilla del embalse es muy sombrada: pinos, cipreses de Arizona y robles nos procuran un agradable paseo

 

11-crop

Garza descansando en la copa de un árbol. El pantano se puede bordear en su totalidad. Solo hay un punto que puede crear incertidumbre: a  la hora de cruzar el embalse en su cola. Habremos salido hacia un camino (que conduce hacia Castromonte), pero seguro que alguna cinta atada a las ramas de algún árbol advierte de que por ese lugar se halla un puentecillo de madera que salva el escaso caudal del Bajoz

 12-crop

13

Volvemos a nuestro punto de partida por la pista que viene desde la carretera de Castromonte. En un punto se advierte de la existencia de un viejo molino de cubo. Nos acercaremos a verlo y en este lugar podemos decidir si volvemos por el mismo lugar (un sendero por detrás del molino nos devuelve al que trajimos), o por la pista y luego por carretera hasta llegar de nuevo al monasterio. La excursión que aquí sugiero puede durar como dos horas y media. Si solo bordeamos el pantano partiendo de la presa, en poco más de una hora se hace

 

141516 El monasterio de la Santa Espina tiene origen cisterciense (s. XII), aunque casi todo lo que ahora vemos alcanza su esplendor en el XVI (hospedería), y XVIII (fachada y torres de la iglesia). Llamo la atención sobre los dos relojes de sol que están en el arco de acceso al monasterio

 

13a

Para conocer todas las posibilidades que ofrece completar nuestra excursión conviene consultar en internet horarios y días de visita al monasterio y el museo de Aperos del Ayer

 17

18

Panel explicativo sobre los valores naturales del embalse,  y plano orientativo de las sendas que parten del monasterio

Anuncios

9 comentarios en “UN PANTANO SALVAJE

  1. Jesús, recibo la nueva entrada de tu blog “Valladolid, la mirada curiosa”, que te agradezco. En esta ocasión nos traes una visión de un paraje precioso, la bajada desde Castromonte a la Santa Espina, que me conozco porque almenos una vez al año, en junio, con otr@s caminant@s hacemos esta bella rutilla a lo largo del curso del Bajoz para terminar en el Hogar del pueblo, en una comida colectiva de hermandad. Te apunto, es necesario hacer mención a que hay que visitar el Monasterio y de él, además, es obligado disfrutar de la exposición de mariposas, siguiendo las explicaciones de alguno de los ancianos frailes que con tanta pasión viven sus maravillas.

    Gracias.

    Un Abrazo.

    Ángel Ceballos.

    _____

  2. Jesús preciosa excursión yo suelo visitar el pantano con los niños y la mujer, y es un ambiente muy reconfortante, comentarte que para poder pescar para obtener el permiso, no hace falta hacer colas se puede hacer vía telefónica 012 o por internet.
    Un saludo

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s