EN SEPTIEMBRE, FERIA Y FIESTAS DE VALLADOLID

La Feria de Septiembre tiene su origen en la Edad Media, aunque  el formato que más o menos conocemos ahora, ha arraigado sobre todo a lo largo del siglo XIX, donde ha adquirido notoriedad y atención municipal.

Esta Feria   ha tenido ligeras variaciones en su denominación ( a veces de Septiembre, otras de Valladolid…) hasta que en 1960 oficialmente se convirtió en Feria y fiestas de San Mateo (en 1939 también se la llamó así pero solo aquel año). Y en el año 2.000 Ferias de la Virgen de San Lorenzo.

El abanico de sus fechas ha sido muy abierto, pues no era raro que llegara hasta entrado octubre. En cualquier caso, se trataba de unas fiestas encajadas entre la finalización de las labores agrícolas del verano y el inicio de la vendimia. No en balde la fiesta estaba más pensada en atraer a forasteros de los pueblos de la provincia que en los propios habitantes de la ciudad. Y eso por una sencilla razón: se trataba de que además de que se cerraran transacciones comerciales en torno la feria del ganado y la agricultura,  los comercios incrementaran sus ventas.

La Feria de Septiembre hunde sus raíces en el privilegio para organizar feria que en  1156 el rey Alfonso VII concede al concejo vallisoletano. Aquella feria anual se concedió para ser celebrada en la fecha de Santa María (Asunción de Nuestra Señora) es decir, el 15 de agosto.

Más, con el tiempo, entrado el siglo XVIII,  se pasó a septiembre, pues su celebración en agosto impedía la presencia en la ciudad de abundante público, dado que el campesinado se hallaba en plena recolección de la mies.

Tiempo después, se celebró la feria en octubre, en torno a la festividad del Arcángel san Miguel, a la sazón patrón de la ciudad hasta que en 1746 se le cambiase por el recién ascendido a los altares San Pedro Regalado.

El problema es que la feria en torno al arcángel San Miguel se alargaba hasta octubre y aquello originaba continuas quejas de los  empresarios de la plaza de toros y los comerciantes, debido a que llegaban las lluvias y el mal tiempo. Así que el concejo en 1843  las adelantó a  fechas en torno al 21 de septiembre, día de San Mateo aunque la fiesta no se llegara a conocer con el nombre del santo.

Este factor climático volvió a surgir en 1910 cuando de nuevo los representantes empresariales pidieron que se celebraran las fiestas en torno a la Virgen de San Lorenzo, alegando un estudio de pluviometría y temperatura que abarcaba los últimos 40 años anteriores… aunque el cambio no llegó a cuajar.

Pues vayamos a ver algunas imágenes de la historia de estas ferias vallisoletanas.

 


El programa de fiestas dependía mucho del presupuesto municipal y de las aportaciones que hicieran empresas y comercios. El repaso a los programas desde que podemos conocerlos, indica que las actividades han sido tan variadas como  los gustos y las épocas, y su inventario sería casi interminable: desfile de carrozas, certámenes literarios, juegos florales, concurso de dulzainas, demostraciones ecuestres, proclamación de reinas y damas, juegos de cañas, cinematógrafos, demostraciones aerostáticas… Pero de entre toda la panoplia casi nunca han faltado las corridas de toros, los fuegos artificiales, las competiciones deportivas, exhibición bandas y música, el circo y las consabidas casetas y barracas con los más variados contenidos y productos.

Las exhibiciones más antiguas han sido las corridas de toros y juegos de cañas. De los fuegos artificiales al menos en el siglo XVI ya se tiene noticias.

Y la feria de ganado y productos agropecuarios que, en definitiva, es el origen de las fiestas septembrinas de Valladolid. (El primer cartel corresponde al año 1871)

 

Las fiestas de Valladolid no han tenido apellido santoral hasta que en 1960 pasaron a denominarse oficialmente “de San Mateo”.

Y en 2000 pasaron a “Virgen de San Lorenzo”, entre otras cosas por razones climáticas más benignas en los primeros días de septiembre, frente al chorro invernal y llovedizo que con frecuencia acontece en los últimos días del mismo mes.

 

De los populares gigantes y cabezudos que se sepa al menos ya pasearon en 1877.

Más, lo cierto es que buena parte de toda aquella actividad tenía, básicamente, como objetivo, animar a los forasteros a venir a la ciudad y que en ella gastaran sus buenos cuartos. De ahí la ocurrente colaboración entre ayuntamiento y comerciantes e industriales. Esa finalidad era tal que incluso en 1887 se subvencionaron los billetes de tren para animar a venir a la capital, habida cuenta de que el año anterior parece que la afluencia fue algo floja.

También ha sido frecuente el debate entre los munícipes sobre si colaborar o no económicamente al desarrollo de las corridas de toros, en unas ocasiones por razones presupuestarias y en otras por evitar amiguismos, toda vez que las corridas siempre han sido organizadas por particulares, aunque fuera en el coso municipal.

 

La actual Feria de Muestras enraíza en las ferias medievales del siglo XII.  Y ha conocido diversos avatares. Con un formato y otro se ha mantenido siempre hasta que se comenzó a pensar en otro formato más del tipo Feria de Muestras que ahora conocemos. En 1850 se celebró una magna Exposición Pública a la que acudieron empresas y otras entidades de muchos lugares de España. La feria del ganado siguió pero no así aquel formato de Muestras, a excepción de 1906. De nuevo se retoma en 1935 a propuesta de la Cámara de Comercio y se montan pabellones en el Campo Grande, pero sin llegar a disponer de un edifico permanente. En 1936 ya no se llevó a cabo a causa de la Guerra Civil (por cierto, tampoco fiestas: ni el  37 ni el 38). Hasta que en 1965 se inaugura en unos pabellones de obra la Feria Regional de Muestras, que ha llegado a nuestros días tras alcanzar el rango de Nacional y luego Internacional. (La última foto es de los años 70).

Cuadro de Gabriel Osmundo: Feria de Valladolid. 1880. Conservado en la Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción de Valladolid

Feria de ganado en Campo Grande, principios del s. XX.

Los escenarios han variado también muchas veces, aunque en general  intentado que fuera en lugares céntricos habida cuenta, tal como se llegó a decir en algún pleno municipal, que había que facilitar las cosas a los forasteros y hacer demostración de las bellezas y virtudes urbanísticas y monumentales de la ciudad. En general giraron en torno al Campo Grande (incluso la feria de ganado), hasta que definitivamente se desechó para evitar el deterioro de tan magnífico y apreciado jardín.

 

Así, sin entrar en fechas ni secuencia de acontecimientos, las Fiestas de Valladolid y la Feria de Ganado han conocido el citado Campo Grande, la Plaza Mayor-calle Santiago-Fuente Dorada, las Moreras, la plaza de San Nicolás, la explanada de la Academia de Caballería tras su incendio, los aledaños del viejo estadio Zorrilla, y la Rubia hasta su actual emplazamiento en Parquesol para carruseles, circos  y barracas.

La feria de ganado también conoció el Prado de la Magdalena en los años 60. (La primera imágen es de 1937 en el Campo Grande, la otra, de la Rubia en 1974).

 

Muy curiosos son los contenidos de los bandos que cada año pregonaba el Ayuntamiento para el buen desenvolvimiento de la feria. Su contenido se repite sin apenas variaciones durante muchos años, hasta que nuevas circunstancias y costumbres obligan a introducir modificaciones.

Por ejemplo el de 1870, convocando a la”Feria Anual”, entre otras cosas advertía: “Los carruajes y recuas de bestias al atravesar y circular por la población irán al paso, llevando la derecha y sin pararse en punto alguno”… “ “No se confiará caballería alguna a los menores de 15 años”…  “Las tiendas de bebidas y cafés no despacharán desde las once de la noche hasta el amanecer”… “Todo vendedor admitirá la moneda corriente de oro, plata o cobre (salvo) que esté resellada o con falta notable de peso”…

El bando del alcalde Miguel Íscar, pregonado en 1878, básicamente decía lo mismo, más abundaba en que “En la parte exterior de tablones y tiendas no se podrá colocar objeto alguno que pueda entorpecer el paso en aceras y soportales”…

En fin, otras veces se advertía de que “En las calles y sitios públicos donde puedan interrumpir el libre tránsito, no se permitirán los juegos de bolos, barra, morrillo, pelota y demás de esta especie”… “Todos los juegos prohibidos por ley serán perseguidos” (¿y el resto del año?)…. “Tendrán que retirarse andamos, escombros, materiales de construcción que permanezcan en las calles y plazas”…

También se dictaban bandos para el buen desenvolvimiento de las corridas de toros, con contenidos tales como: “Con el fin de evitar desavenencias no podrán abrirse bajo ningún pretexto paraguas ni sombrillas”… “No se entrará al tendido con palos, bastones ni otro instrumento contundente”… “Nadie arrojará a la plaza cáscaras de fruta u otros objetos que puedan perjudicar la lidia”….

 

…Y veamos otras variadas imágenes y recuerdos de la ferias vallisoletanas…

 Pregón de Concha Velasco, en primer término, sentada, Rosa Chacel. Año de 1985.

Desfile de carrozas, año de 1963.

Pregón y proclamacion de reina y damas en 1974.

 

 

 

Anuncio en El Norte de Castilla de exhibición de los primeros cinematógrafos durante las ferias. Año de 1896.Noticia del 21 de septiembre de 1975 (El Norte de Castilla).

 

Uno de los hermanos Toneti, durante una rifa benéfica en una caseta de las ferias: 1967.

 

Si el lector o lectora está interesado en conocer con mayor detalle esto que aquí se ha contado, al margen de los numerosos documentos municipales consultados, están, entre otros, los siguientes libros:

Ferias y fiestas de San Mateo, de Paz Altés Melgar y Rosa Mª Calleja Gago.

El ayuntamiento y la fiesta, de Juan Manuel Olcese Alvear.

Virgen de San Lorenzo, patrona de la ciudad, de Javier Burrieza Sánchez.

 

NOTA: Todas las fotos excepto la que indique otra cosa, están obtenidas del Archivo Municipal de Valladolid,  y los recortes de prensa del archivo digital de El Norte de Castilla.

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s