UN PASEO POR LA DESEMBOCADURA DE LA ESGUEVA

Valladolid es una ciudad marcada por sus ríos, especialmente por la Esgueva. La población aparece mencionada por primera vez en 1062. Fue una villa que se desarrolló alrededor de este río,  por eso se puede hablar de que Valladolid en la Edad Media era la villa de la Esgueva.  

El río que ahora vemos en la ciudad es un canal artificial, pero que arranca del cauce natural del río antes de su entrada en la ciudad. Un río que siempre tuvo dos ramales principales, amén de ciertos canalillos laterales que se manifestaban o no según hubiera mayor o menor caudal. No obstante, hay historiadores que sostienen que el ramal exterior era artificial, acaso mandado construir con el Conde Ansúrez con la finalidad de evitar los desbordamientos del, hasta entonces, único ramal  que discurría por el interior de la villa.

A este respecto los dos brazos principales de la Esgueva se han conocido como Norte o interior (el que discurría por la zona de la Antigua), el uno; y Sur o  exterior (el que venía por la actual plaza Circular)  el otro.

Estos ramales y sus ramalillos ocasionales obligaron a que la villa llegara a tener hasta 18 puentes de piedra y algunos más de madera. Aquello dio lugar a que algún viajero del siglo XVIII describiera Valladolid como “la Venecia de Castilla”.

El paso de la Esgueva por la ciudad, su posterior cubrimiento  y el canal que se construyó en el siglo XX,  han dejado un rastro de evidencias muy variadas: nombres de calles como Esgueva o barrios como Vadillos (la zona por donde se vadeaba la Esgueva).

Una parte del trazado urbano de Valladolid se explica por el curso que seguían los ramales de las Esguevas, y para ejemplo, las calles Nicolás Salmerón, Dos de Mayo y Miguel Íscar, que están urbanizadas sobre el ramal sur, y  debajo de las cuales están las bóvedas el Esgueva soterrado.

De las esguevas soterradas hay  diversas huellas visibles dibujadas sobre el pavimento: además de algunas placas en la calle de Platerías y plaza del Val, una gran losa advierte en la calle Santiago, próximo a Miguel Iscar, que debajo de ella se hallan los restos del puente de la puerta del Campo. Y, sobre todo, bajo el gran edificio de San Benito, hay unas impresionantes bóvedas que conducen hacia la antigua desembocadura en el Pisuerga.

La Esgueva, con sus ramales, ha sido un río  que  prestó un gran servicio a Valladolid en lo que a regadío de huertas se refiere, instalación de molinos, para lavado de ropa por las mujeres que carecían de pozo y el Pisuerga les quedaba lejos y, sobre todo, como colector de residuos, también produjo calamitosos desbordamientos que arrasaban numerosas viviendas. Razones estas dos últimas que han abonado una mala fama que bien se encargaron de airear algunos poetas del Siglo de Oro.

Hacia 1850 comenzó el soterramiento de las Esguevas y podemos poner la fecha de 1910 como la de finalización de obras.

En la década de 1990 el cauce de la Esgueva conoció una profunda remodelación que, después de varias visicitudes, concluyó en 1999, según una placa que reza en las compuertas.

Contado todo esto, propongo recrearnos en la desembocadura, ubicada entre los barrios de España y Rondilla.

 

Paseos y cauce que conducen hacia la desembocadura, un verdadero jardín botánico en el que se contabilizan numerosas especies arbóreas.

 

Compuertas y detalle de la maquinaria, cuya finalidad era conducir el agua hacia la llamada “fábrica de la luz”, que generaba energía eléctrica para abastecer algunos barrios.

 

Detalle de las balsas de iniciación al piragüismo. Las instalaciones que se ven al fondo están dedicas a Narciso Suárez, destacado piragüista vallisoletano que participó en cuatro Olimpiadas, en las que obtuvo una medalla de bronce y varios diplomas olímpicos. Debajo de la fábrica de la luz está el gimnasio. 

 

La “fábrica de la luz”. Se construyó hacia 1930. En este lugar se había planeado anteriormente un centro de impulsión de las aguas fecales de Valladolid hasta el pinar de Antequera, donde se depurarían mediante el sistema de balsas naturales. Ambicioso proyecto inconcluso del ingeniero Recaredo Huagón, que fue quien diseñó todo el sistema de saneamiento de Valladolid.

 

Inicio de un paseo que conduce hasta el Pisuerga y que nos lleva por debajo de la fábrica de la luz.

 

Desagüe de la fábrica.

 

Puentecillo que permite completar un agradable paseo en torno a la desembocadura.

 

La Esgueva cae más de siete metros sobre el cauce del Pisuerga. Eso generaría un problema de deterioro del entorno, y para paliarlo,   el ingeniero Huagón ideó construir 7 grandes peldaños de tal manera que el agua llegara suavemente hasta el Pisuerga. Esta construcción también se conoce como “salto de Linares”, por estar próximo al paraje que desde siempre se conoce con ese nombre (por plantarse antiguamente lino).

 

 

Arbolado junto a la desembocadura  en el  Pisuerga.

 

 

En el entorno inmediato se pueden ver las huertas populares del barrio España, y diversas instalaciones de la Cámara de Comercio (vivero de empresas), la Cámara de Contratistas y el Centro de Artesanía de Castilla y León.

 

 

 

 

Anuncios

5 comentarios en “UN PASEO POR LA DESEMBOCADURA DE LA ESGUEVA

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s