VALLADOLID Y LAS REINAS

La historia de España ha dado reinas excepcionales, que lo fueron por derecho y no por su condición de consorte. Mujeres que lucharon por sus derechos monárquicos y que defendieron los intereses de sus reinos. Que tuvieron que abrirse camino en un mundo hostil para la mujer. Que algunas sufrieron, a pesar de ser reinas, malos tratos, encierros y desprecios.  Nos estamos refiriendo a la Edad Media, pues la historia de España dio un salto de masculinidad monárquica desde Juana I en el siglo XVI, hasta Isabel II, ya en el XIX.

Pues bien, la mayoría de aquellas reinas lo fueron de los reinos de Castilla y León (juntos o por separado), y Valladolid atesora lugares que evocan a aquellas mujeres.

A lo largo de este año de 2017 se están llevando  a cabo algunas actividades conmemorativas de los 800 años transcurridos desde que Fernando III, llamado el Santo, fuera coronado Rey  de Castilla en la ciudad de Valladolid. Corona a la que añadiría en 1230 la de León uniendo, de esa manera, ambos reinos tras muchos años de disputas entre ambos territorios.

Si el dicho popular, no carente de ribetes machistas, de  que “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”, tiene ejemplos concretos, sin duda es el caso de Doña Berenguela, madre de Fernando III y propiciadora de que su hijo se ciñera la corona real.

La historia de los reinos de Castilla y León es una larga sucesión de uniones, separaciones, fronteras cambiantes, alianzas, estrategias, fidelidades y traiciones hasta su definitiva unidad. En esta película  hubo un espacio esencial para reinas excepcionales que tuvieron un papel  protagonista, más allá de figurantes o consortes (aunque entre estas no faltaron mujeres de gran talla por encima, incluso, de sus esposos reyes por derecho).

Nos estamos refiriendo a reinas “verdaderas”, es decir a aquellas que ejercieron el poder por sí mismas,  no por su posición matrimonial. Monarcas que supieron rodearse de una corte personal de músicos, poetas, filósofos o humanistas que terminaron por ejercer una gran influencia en la vida cultural y social de su tiempo.

Valladolid y algunas villas y pueblos de su provincia fueron escenarios históricos privilegiados de bodas, coronaciones, recibimientos, Cortes y disputas que jalonan la historia de los reinos de España.

Con este pretexto vamos a dar un paseo por  lugares vallisoletanos que evocan esta estrecha relación de Valladolid con las reinas. A tal fin daremos alguna pincelada (pues no es posible abordar con la extensión de un libro de historia aquellas vidas) sobre algunas de estas excepcionales mujeres.

 

Urraca I de Castilla (1079 o 1080 a  1126) hija de Alfonso VI y madre de Alfonso VII accedió al trono en 1109.  Fue la primera mujer que reinó sola en Castilla y León y se la describe como valiente e indómita.  Tuvo una estrecha relación con el Conde Ansúrez, que fue su ayo durante unos años, en cuya casa vivió desde que cumplió los ochos años de edad hasta que a los 16 años llegó la consumación del matrimonio que sus padres habían concertado con Raimundo de Constanza. La influencia del Conde, según algunos historiadores,  apunta a que fue él quien recomendó a Urraca su posterior matrimonio con Alfonso I el Batallador, rey de Aragón. De tormentosa vida, durante su relación matrimonial con Alfonso I,  llegó a sufrir maltratos físicos delante de la corte, e incluso la mandó encerrar para no separarse de ella y así no perder el reino de Castilla que lo consideraba como propio. Más, la reina supo maniobrar para segar la hierba bajo los pies de su esposo. Los reinos de Castilla y León y Aragón terminaron por separarse poniendo en serios apuros al Conde Ansúrez, que había prometido fidelidad a ambos.

 

La plaza Mayor de Valladolid exhibe una placa en su fachada de la Casa Consistorial que recuerda a Doña Berenguela. También la vieja Colegiata, mandada construir por Ansúrez, tiene papel protagonista en la historia de Berenguela (1181-1246). Esta  reina fue hija de Alfonso VIII y Leonor de Inglaterra. Descrita como mujer excepcional y reina prudente, fue madre de Fernando III llamado el Santo. Tras diversas disputas con los nobles que pretendían que la corona recayera sobre Blanca de Castilla, consiguió los apoyos suficientes para ser reconocida como reina, y días después coronada (según esa placa) en la actual plaza Mayor de Valladolid, pero lo más probable es que aquello realmente ocurriera en la actual plaza de la Universidad, en 1217 conocida como del Mercado. Aquel acto se llevó a cabo en medio de una gran expectación y parece que se hizo en un lugar amplio que permitiera la presencia de la muchedumbre que quería ser testigo de aquel acontecimiento. En el mismo momento de su coronación traspasó el reinado a su hijo Fernando III y se trasladaron a la Colegiata para entonar un Te Deum . En realidad reinaron juntos durante treinta años  sin que se conozcan desavenencias importantes entre madre e hijo. Doña Berenguela se había casado en 1197  con Alfonso IX de León en la iglesia colegiata de Santa María de Valladolid, ignorando la prohibición de aquel matrimonio por parte del Papa Inocencio III que apelaba a consanguineidad entre ambos contrayentes.

 

María Alfonso de Meneses pasó a la historia como María de Molina (1265-1321).  El  Molina le vino  a raíz de que ya al final de su vida recibió de su esposo Sancho IV el señorío de Molina, ubicado en la provincia de Guadalajara. Era nieta de doña Berenguela y su matrimonio, del que nacieron siete hijos, no fue reconocido por el papado por razones de consanguineidad –igual que ocurriera con la boda de su abuela-. El matrimonio terminó por recibir el plácet de Bonifacio VIII merced a una generosísima donación de María al papa en 1301, lo que allanó el camino para que Fernando IV fuera reconocido como heredero de la corona. Aquel reconocimiento fue el resultado de numerosas intrigas en las que María de Molina se mostró especialmente inteligente, dando poder a las emergentes oligarquías urbanas enfrentadas a la nobleza. Fue verdaderamente tres veces reina: como esposa, madre y abuela regente, dada la precaria salud de su hijo Fernando y la falta de edad para gobernar de su nieto, que sería Alfonso XI. La custodia de su nieto se la dio “a los hombres buenos de la ciudad de Valladolid”. En definitiva, tuvo que estar al frente del reino hasta el final de sus días.  María de Molina fundó las Huelgas Reales (orden cisterciense) e impulsó el convento de San Pablo. Alivió las cargas fiscales de la naciente burguesía, se alineó con Bonifacio VIII para la liquidación de la orden del Temple, etc. Era prima carnal de Alfonso X: el nombre de calle Mirabel, en el barrio de la Rondilla, viene dado por el camino que conducía hasta el Real Palacio de Mirabel, en las inmediaciones de la Overuela, donde se dice que se redactó parte de las famosas Siete Partidas de Alfonso X el Sabio. Falleció en el desaparecido convento de San Francisco aunque está enterrada en las Huelgas Reales de Valladolid. (Las imágenes muestran la torre mudéjar de las Huelgas Reales –del blog Arte en Valladolid, de Javier Baladrón, al igual que  la sepultura de la reina-;   restos antiguos del convento de San Pablo, aunque ya prácticamente nada se conserva de su primigenia construcción; y el Museo de Valladolid conserva el sarcófago donde se guardaron los restos del infante Alfonso hijo de María de Molina).

 

En el Palacio de los Vivero (que aparece en las fotografías -solo visitable mañanas de día de diario-),  Isabel I de Castilla (1451-1504) firmó su compromiso matrimonial con Fernando de Aragón, príncipes aún aquel año de 1469. Para protegerse de las iras de parte de los nobles  que no vieron con buenos ojos aquel matrimonio, los príncipes  se refugiaron durante unos meses en Medina de Rioseco bajo la protección de Fadrique I Enríquez, a la sazón Almirante de Castilla, abuelo de Fernando y tío lejano de Isabel y, sobre todo, poderoso personaje respetado por el resto de la nobleza castellana.  Fueron muchos los escenarios vallisoletanos que vivieron los acontecimientos del reinado de Isabel y Fernando. La reina nació en Madrigal de las Altas Torres y falleció en el Palacio Testamentario de Medina del Campo. 

 

De Juana I de Castilla -mal llamada la Loca- (1479-1555)… pues ¡anda que no hemos tenido monarcas que debieron ser incapacitados en algún momento de su vida! De sobradamente conocida biografía, destacamos que fue reconocida como reina por los nobles castellanos durante la reclusión a la que le sometió su esposo Felipe el Hermoso en el castillo o palacio de Mucientes (fotografía) en los primeros días de julio de 1506 tratando, precisamente, de inhabilitarla. Son muchos los lugares de la provincia que guardan relación con la reina: Medina de Campo, Tordesillas…  Parece documentado que durante su reclusión  en Tordesillas oía misa en  San Antolín,   pero la leyenda añade que después subía hasta la torre de la iglesia para ver si desde allí oteaba la llegada de su (ya) fallecido esposo Felipe. (La escultura de la fotografía es del zamorano Hipólito Pérez, frente a la fachada de San Antolín donde destaca la torre a la que ascendía la reina Juana).

 

Hasta el mes de febrero de 2018, el palacio de Butrón (Sede del Archivo General de Castilla y León) sito en la plaza de Santa Brígida, ofrece al público una interesante exposición sobre Fernando III el Santo, hijo de Doña Berenguela.

 

NOTAS: son muchos los textos que abordan las vidas de estas mujeres, algunas con abultada bibliografía. Más si alguien quiere tener una visión de conjunto, recomiendo alguno de  los siguientes libros: Reinas Medievales en los Reinos Hispánicos (de María Jesús Fuente); Reinas Medievales españolas (de Vicenta Márquez de la Plata y Luis Valero de Bernabé); y Mujeres Ilustres de Valladolid, siglos XII-XIX (VV.AA.) editado por el Ayuntamiento de Valladolid. La sepultura de María de Molina puede verse aprovechando el horario de misa de 12 de los domingos de las Huelgas Reales (se entra por la calle Estudios).

 

Anuncios

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s