Guarda Valladolid una historia seguramente muy desconocida, pero realmente interesante. Se trata del desaparecido monumento en homenaje al literato Leopoldo Cano. Una escultura que padeció una azarosa e injusta vida.

… Y comenzó a suceder en el año 1934.

Necesario es perfilar, aunque sea someramente, la biografía de Leopoldo Cano y Masas. Nació en Valladolid en noviembre de 1844 y falleció en Madrid el día 9 de abril de 1934. Vivió, por tanto, casi 90 noventa años.

Su casa de nacimiento fue el desaparecido palacio del Almirante de Castilla. Estaba en la calle Angustias y era de grandes proporciones. Se desconoce la fecha de construcción pero por algunos datos podríamos pensar que su origen se remonta al siglo XV. En sus dependencias llegó a estar la Diputación Provincial entre 1850 y 1856. Posteriormente se derribó y sobre parte del solar se edificó el Teatro Calderón de la Barca. Inaugurado el 28 de septiembre de  1864,  se puede considerar como uno de los de mayores dimensiones de toda España.

Entonces, la calle en la que nació Leopoldo Cano se llamaba de las Damas, sin que se sepa porqué. Una calle que frecuentó José Zorrilla pues en ella vivía su aya Marcelina, hasta que en diciembre de 1901, el Ayuntamiento cambió su nombre por el de Leopoldo Cano.

Leopoldo Cano fue un hombre polifacético: militar (alcanzó el grado de general de división), matemático y literato. Destacó como autor teatral y sus obras lograron un gran éxito tanto en España como en América. En 1910 entró en la Real Academia Española. Su estilo, ampuloso para nuestros días, estaba de acuerdo con la moda de su tiempo. Fue un autor de espíritu liberal con grandes preocupaciones sociales que plasma en muchas de sus obras. Se le clasifica dentro del Realismo y se lo considera como uno de los discípulos del neorromántico José Echegaray. Su obra más importante fue La Pasionaria,  estrenada en el Jovellanos de Madrid.  Y se acercó a la tragedia clásica al publicar  La muerte de Lucrecia.

En vida recibió honores y numerosos homenajes, como el que le tributó el Ateneo en octubre de 1924, que entre otros agasajos puso una lápida en el pilar del Teatro Calderón que forma esquina entre las calles Leopoldo Cano y Angustias.

Y ahí va la historia: se trata de un monumento del que seguramente la mayoría de la gente de Valladolid no habrá oído hablar.

En la sesión del 21 de abril de 1934 el Ayuntamiento, presidido por el alcalde socialista García Quintana,  acordó  homenajear al recién fallecido Cano aceptando la propuesta del Sr. Cabello de erigir un monumento o una fuente artística en los jardincillos situados en la plaza de Libertad,  “tanto por ser un lugar de cierto recogimiento, como por estar próximo a la casa donde vivió el poeta y asimismo al teatro en que obtuvo sus mejores éxitos como dramaturgo”.

Se convocó un concurso público para que los escultores presentaran propuestas. Entre las bases del concurso figuraba que el monumento se basara en el poema de Cano titulado La Frontera, muy querido para él.

El poema es un claro canto a la fraternidad y la convivencia.  Algunas de sus estrofas dicen:  “Allá en mi país natal,/que de Francia está vecino,/ hay en medio de un camino/una piedra y un rosal./La piedra está en la frontera,/el rosal en torno crece,/y cada flor que aparece/de su hermana es extranjera (…) Yo, mirando tristemente/esa línea fronteriza,/que tortuosa se desliza/con aspecto de serpiente,/y recordando los lazos/que el hombre rompe iracundo,/pensé: ¡El amor creó el mundo!/¡El odio le hizo pedazos!/¡Cuán absurda y caprichosa/es la pretensión humana!/¿Dejará de ser hermana/una rosa de otra rosa?/Y en la piedra, entre las dos/pobres flores, dejé escrito:/La frontera es un delito/contra las leyes de Dios”.

En las bases se añadía que la escultura alegórica a La Frontera debía ser en piedra,  que el escultor tuviera en cuenta el lugar donde se iba a emplazar y que solo podrían concurrir artistas españoles.

Entre las tres propuestas que se recibieron, los expertos designados por el Ayuntamiento acordaron que el concurso lo ganara Emiliano Barral. Entre los expertos figuraba el arquitecto e historiador Juan Agapito y Revilla y el pintor vallisoletano García Lesmes.

Los otros dos concursantes fueron los escultores Verdugo y Conde, por un lado; y Juan José Moreno Llebra, más conocido como “Cheché”. Conde, más tarde fue el autor de las figuras infantiles del parque del Poniente; y “Cheché” tendrá un protagonismo que luego veremos.

Boceto que presentó “Cheché” al concurso. AMVA.

Autorretrato de Barral. Propiedad de la familia. Museo de Segovia.

Emiliano Barral, nacido en Sepúlveda, vivió entre 1896 y 1936. Tiene obra repartida por numerosos lugares, entre los que podemos destacar el Museo Reina Sofía, la Casa Museo de Machado (con quien trabó amistad), y el Cementerio Civil de Madrid.

En Valladolid ya se le conocía, pues en 1932 se instaló en el Campo Grande (inmediaciones de la fuente de La Fama), el monumento a Núñez de Arce, realizado por el escultor.

Imagen del boceto del monumento proyectado por Barral, obtenida del libro Pintura y escultura en Valladolid en el siglo XX (1900-1936)

Su proyecto consistía en un basamento rectangular de “piedra neolítica” donde se colocaría la dedicatoria al poeta y, sobre dicho pedestal, la representación del amor fraternal y universal del que habla el poema, que el artista lo representaba como una matrona que cobija bajo su manto a tres niños desnudos. Como dijo el propio Barral: “hijos distintos, pero unidos bajo el manto de la misma madre”. 

Fotografía de la plaza de la Libertad en 1935, y proyecto de como quedaría el monumento de Barral. AMVA.

Fotografía propiedad de la familia del escultor el día de la inauguración. Tomada del libro “Emiliano Barral“.

El monumento se inauguró el 9 de abril de 1935, justamente un año después del fallecimiento del poeta. Al acto asistieron muchas autoridades civiles y, sobre todo, militares, entidades culturales, significados intelectuales, familiares del poeta,   y numeroso público que aplaudió cuantos discursos allí se pronunciaron, que contenían palabras tan elogiosas como las que pronunció don Mariano Escribano, a la sazón alcalde de Valladolid en aquellos meses y que  describían el monumento como “bella obra, símbolo de la poesía”.

El Norte de Castilla de 10 de abril de 1935. Inauguración del monumento en la plaza. Los actos tuvieron continuidad en la Casa Consistorial.

El alcalde Escribano, camino de la inauguración del monumento a Cano. Obérvese el despliegue militar que rendía homenaje al poeta. Foto (retocada) del AMVA. Colección Óscar Campillo.

Mas, aquellos elogios al poco se cambiaron por críticas de la prensa, burlas por parte del público y animadversión de los grupos políticos más conservadores. Del monumento se llegó a decir que era una representación de la III Internacional o una alegoría de la República. Aquel cambio tan drástico  seguramente se debía a que el clima político local se estaba radicalizando especialmente por parte de los detractores de la República y porque el escultor era de reconocida ideología de izquierdas. Quizá también porque la escultura rompía los moldes academicistas de los típicos y hieráticos monumentos de aquella época, pues incluso los pliegues del manto de la matrona marcaban claramente sus formas femeninas.

Total, que el Ayuntamiento, de tendencia conservadora,  acordó proponer al escultor que hiciera algunas modificaciones del monumento y que, además, se trasladara a un lugar más apartado de la vista del público, como era el Campo Grande, donde se pretendía que  la hiedra lo cubriría en parte. Aquello contó con el aplauso de la prensa, que llegó a tildar del monumento de “armatoste”.

El escultor Barral se negó a tales pretensiones, pero el Consistorio aprovechó la debilidad del artista en unas semanas en las que se hallaba enfermo, y el 15 de octubre comenzó a desmotar el monumento y lo guardó en los almacenes municipales: apenas habían transcurrido seis meses desde su inauguración y El Norte de Castilla aplaudía que se desmontara aquella “lamentable escultura”.

El consistorio quería mantener el reconocimiento a Leopoldo Cano, y para ello convocó un concurso que el 4 de diciembre de 1935 lo ganó “Cheché”. El busto, de corte clásico,  se inauguró en la plaza de la Libertad en marzo de 1936,  hasta que, posteriormente, unas obras de remodelación de la plaza hicieron que el Ayuntamiento optara por recolocar el busto en  las inmediaciones del paseo del Príncipe del Campo Grande, donde ahí sigue. Al concurso se habían presentado también Ángel Vaquero Agudo y Ángel Trapote Mateo.

Boceto de “Cheché”. En la plaza de la Libertad se estaba construyendo una pérgola y se acordó que en el jardincillo de la misma se pusiera “un monumento sencillo” erigido a la memoria de Leopoldo Cano.

En mayo de 1936 falleció el concejal Remigio Cabello, que fue quien había propuesto, dos años antes, hacer un monumento en homenaje a Cano. Quiso la casualidad que Cabello falleciera en mayo de 1936 y que su séquito funerario pasara por la plaza de la Libertad, de donde se había quitado el monumento al poeta y que se sustituyó por el busto encargado a Cheché, que luego fue a parar al Campo Grande. En la foto del AMVA (colección Oscar Campillo) subrayo la ubicación del busto.

De nuevo alcanzó la alcaldía el socialista Antonio García Quintana, y en junio de ese mismo año (1936),  se decidió  rescatar el monumento a Cano y tras unas modificaciones que aceptó el escultor Barral,  se colocó en la plaza de la Trinidad, frente al Hospicio Provincial.

Sin embargo, el estallido de la Guerra Civil en julio de 1936  provocó su derribo y destrucción por los grupos más reaccionarios de Valladolid.

De aquel monumento solo se conservó el basamento, que se utilizó como banco de la plaza. Y el resto se dio por desaparecido, hasta que a principios de los años 80, el profesor Martín González localizó una parte del monumento, en concreto el torso de la matrona, que estaba en la parte  dependiente de la Cofradía de la Antigua Devoción de Nuestra Señora  de Extramuros.

El sábado 28 de julio de 1984 el torso quedó instalado provisionalmente en el patio de acceso a la Capilla del Museo Nacional de Escultura. En la actualidad se puede contemplar en el jardín del Museo. 

NOTA: fuentes utilizadas

Pintura y escultura en Valladolid en el siglo XX (1900-1936). José Carlos Brasas Egido y Jesús Urrea Fernández.

Escultura pública en la ciudad de Valladolid. José Luis Cano de Gardoqui.

Emiliano Barral. Juan Manuel Santamaría.

“Entre el Arte y la Política: La Frontera, de Emiliano Barral”. Ana Mª Pérez Pérez.

Archivo Municipal de Valladolid

El Norte de Castilla

Museo Nacional de Escultura

Anuncios

3 comentarios en “EL MONUMENTO A LEOPOLDO CANO

  1. Jesús, magnífico reportaje documental de los desastres culturales de ese Valladolid que me vio nacer…Como escultor me parecen terribles las “barrabasadas” que se hicieron con el malogrado monumento muy digno y de época de la singular personalidad de Barral. Lástima que la historia actual no valore y reconozca la singularidad de Leopoldo Cano. Reitero mi agradecimiento que sigan existiendo gentes con unos valores como los tuyos.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s