El levantamiento del Dos de mayo y la Guerra de la Independencia tuvieron en toda España numerosos protagonistas en todos los niveles, además de los militares de uno y otro ejército.

Y Valladolid también puede presumir de unos cuantos protagonistas en lo que al pueblo llano se refiere.

Sin duda alguna el gran personaje vinculado a Valladolid fue Juan Martín “el Empecinado”, que terminó por hacer carrera militar y política (llegó a ser nombrado Gobernador Militar de Zamora).

Mas, entre el pueblo llano hay un puñado de protagonistas, especialmente entre la Guerrilla: Jerónimo Saornil Moraleja, Tomás Principe (por el que el mando francés ofreció una altísima recompensa para quien lo entregara vivo o muerto), etc. Un librito de Jorge Sánchez Fernández (La Guerrilla Vallisoletana) de buena noticia de estos líderes guerrilleros.

El 2 de mayo de 1808 en Madrid o La lucha con los mamelucos. Francisco de Goya, 1814. Museo del Prado.

Pero hay, también, otros cuantos nombres propios, especialmente mujeres, entre las que destacan algunas vallisoletanas. La historiadora y académica Carmen Iglesias indica que por primera vez en unos acontecimientos de la importancia que aquellos tuvieron,  mujeres del pueblo llano aparecen con nombres y apellidos, y destacan de una forma singular e importante. El recuerdo de la madrileña Manuela Malasaña y la vallisoletana Clara del Rey han llegado hasta nosotros, pero también está constatado que muchas otras mujeres mostraron su bravura y determinación, aunque simplemente fuera arrojando macetas sobre la cabeza de los franceses o ejerciendo de espías.

Y también otro vallisoletano, Tiburcio Álvarez fue un héroe de la Guerra de la Independencia.

A esas mujeres y a este héroe me voy a referir a continuación.

Una de las  más famosas  es, sin duda,  Clara del Rey Calvo, nacida en Villalón de Campos en 1761 y fallecida en Madrid el 2 de mayo de 1808. Estaba casada con Manuel González, también oriundo de Villalón,  y a principios del siglo XIX la pareja decidió irse  a Madrid en busca de una vida mejor. Tuvieron  tres hijos. Clara fue una de los héroes en la defensa del parque de artillería de Monteleón que mandaban los capitanes Daoíz y Velarde. Ella, su esposo y sus hijos se unieron a los militares y civiles que se habían hecho fuertes en el cuartel de Monteleón, aunque eran conscientes de su débil posición.  Destacó por sus arengas y la ayuda en el funcionamiento de la artillería. Allí murió, a los 47 años,  por la metralla de una bala de cañón. En el mismo episodio al parecer murieron su esposo y uno de sus hijos. Fue enterrada en el cementerio de la iglesia de la Buena Dicha y una placa en la fachada del templo la rinde homenaje. Una calle de Madrid y una lápida en los jardines de Mario Benedetti, así como un Instituto y una urbanización de Villalón de Campos,  recuerdan su memoria.

Diversos expertos indican que la mujer que aparece muerta en algunos cuadros, como el que pintó Joaquín Sorolla en 1884,  y el grupo escultórico “A los héroes del dos de mayo” de Aniceto Marinas, erigido en la plaza de España de Madrid,  se corresponden con Clara del Rey.

La huella que dejó Clara del Rey ha llegado también a la literatura. Arturo Pérez Reverte en su libro “Un día de cólera”, escribe: “Cae poco después, junto al cañón que atiende con su marido y sus hijos, la vecina del barrio Clara del Rey, alcanzada por un cascote de metralla que le destroza la frente”.

Otra mujer fue Catalina Martín. Nació en Medina de Rioseco y falleció el 2 de agosto de 1810 por disparos de bala durante la defensa del puerto de Miravete, en Cáceres, donde entonces residía, por lo que en Extremadura también la consideran de los suyos. Tras la batalla de Moclín que se libró en las inmediaciones de Rioseco el 14 de julio de 1808, las tropas francesas entraron a saco en la ciudad. Aquel sangriento episodio empujó a Catalina a empuñar las armas y se unió a la guerrilla junto a un tío suyo, el famoso guerrillero Toribio Bustamante. Catalina alcanzó el grado de alférez de caballería, con paga reconocida incluido, por una destacada acción bélica en Valverde de Leganés en febrero de 1810.

Monumento erigido en Medina de Rioseco  en recuerdo de la batalla Moclín.  Lleva la firma del escultor riosecano Aurelio Carretero.

Hay en Valladolid otras dos resistentes de las que se conocen detalles de su vida. Se trata de Rosa Barreda “la Rosita”, que espió en favor de la causa guerrillera gracias a sus relaciones de amante con el poderoso general francés Kellerman, autoridad militar de los gabachos en tierras vallisoletanas. Y de Nicolasa Centeno, “la Nicolasa”,  que también gracias a sus amoríos con el general francés Dufresse, gobernador de Valladolid, espió para los intereses españoles entre los años 1809 y 1812.

Una placa en el jardincillo de la fachada del Palacio Real las recuerda a ambas. Gracias a ellas, entre otras cosas, se conoció con antelación el movimiento y aprovisionamiento de las tropas francesas, lo que favoreció la actuación guerrillera.

El escritor Narciso Alonso Cortés en su día dio noticias de las hermanas Ubón (Claudia, María y Antonia), que destacaron por sus servicios a la Nación durante la guerra. En 1814, las Cortes les agradecieron sus servicios en beneficio y alivio de soldados prisioneros, y les concedieron una asignación económica de por vida.

Tiburcio Álvarez Maroto nació y se crio en Villafrades de Campos en 1785. De joven anduvo con varias partidas guerrilleras.

Recuerdo de Tiburcio en Villafrades de Campos.

En 1809 se alista en un escuadrón de caballería de Húsares de León (donde alcanzó los galones de cabo) y pasa a formar parte de la guarnición militar de Astorga. Astorga sufrió numerosos y durísimos ataques por parte del ejército francés a partir del otoño de 1809. En aquella batalla, Tiburcio sobresalió por su arrojo, pues al mando de un puñado de jinetes logró salvar la vida de cuarenta soldados completamente rodeados por los franceses y, además, dio muerte al comandante francés. Meses más tardes sostuvo con gran heroísmo la posición española en una brecha de la muralla astorgana que estaba completamente desbordada por la artillería y el empuje francés.

Monumento en la plaza Mayor de Astorga en el que figura el nombre de Tiburcio Álvarez. No obstante el verdadero apellido de Tiburcio no era ese, sino Fernández, según me ha hecho saber un lector cuyo comentario reproduzco al final del artículo.

En abril de 1810 acabó fusilado por los franceses al negarse a asumir la capitulación de Astorga, y atacó con su sable al general francés que mandaba la tropa gabacha. Fue pasado por las armas y enterrado a las afueras de la población. Una vez recuperada Astorga por los españoles, sus restos se sacaron de la tierra y fueron depositados en una iglesia de la población. Finalmente, en 1912 fueron depositados con todos los honores en la catedral astorgana. Hace unos pocos años también pusieron su nombre a una calle.

En 2005 los ayuntamientos de Villafrades y Astorga le homenajearon y se puso su nombre a una calle de Astorga.

Las Cortes de Cádiz hicieron una mención especial a Tiburcio, y su nombre pasó a formar parte de la lista de los soldados que sobresalieron en la Guerra de la Independencia. 

Interesantísimo comentario que me ha remitido un lector (Rafael Gómez) sobre Tiburcio y que lo reproduzco tal cual:

Hola Jesús. Una pequeña puntualización respecto del Húsar Tiburcio que mencionas en este artículo.
El general José María Santocildes, gobernador en plaza y quien en sus partes diarios ensalzara constantemente el valor del Húsar, al redactar el acta de su muerte le atribuye de forma incorrecta el apellido Álvarez. Esto hizo que todos los que escribieron acerca de este personaje, incurrieran en el mismo error, incluso el Ayuntamiento de Astorga cuando alza el monumento conmemorativo a los héroes del asedio. Este error quedará subsanado en 1912 cuando los restos del Húsar se trasladaron desde la iglesia castrense de San Miguel a la Catedral. El Ayuntamiento de Astorga al no encontrarlo en las listas oficiales de la guarnición solicita al Ayuntamiento de Villafrades y al cura párroco que le faciliten su nombre correcto, y así figura en la placa que cubre el nicho donde está actualmente sepultado junto a los restos de general Santocildes: Tiburcio Fernández Maroto. Simplemente para que quede constancia y que este personaje histórico sea recordado con sus apellidos correctos. Un cordial saludo.

9 comentarios en “ALGUNOS HÉROES VALLISOLETANOS, Y AGUERRIDAS MUJERES, QUE DESTACARON EN LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA.

  1. Buenas noches. Ahí tenéis el recuerdo de dos grandes de la Guerra de la Independencia: la madrileña Manuela Malasaña (recuerdo haber visitado con Rodri el Barrio de Malasaña) y la vallisoletana Clara del Rey (de Villalón para más señas). Os deseo buena lectura. Un abrazo, Papá

  2. Hola Jesús. Una pequeña puntualizacion respecto del Húsar Tiburcio que mencionas en este artículo.
    El general José María Santocildes, gobernador en plaza y quien en sus partes diarios ensalzara constantemente el valor del Húsar, al redactar el acta de su muerte le atribuye de forma incorrecta el apellido Álvarez. Esto hizo que todos los que escribieron acerca de este personaje, incurrieran en el mismo error, incluso el Ayuntamiento de Astorga cuando alza el monumento conmemorativo a los héroes del asedio. Este error quedará subsanado en 1912 cuando los restos del Húsar se trasladaron desde la iglesia castrense de San Miguel a la Catedral. El Ayuntamiento de Astorga al no encontrarlo en las listas oficiales de la guarnición solicita al Ayuntamiento de Villafrades y al cura párroco que le faciliten su nombre correcto, y así figura en la placa que cubre el nicho donde está actualmente sepultado junto a los restos de general Santocildes: Tiburcio Fernández Maroto. Simplemente para que quede constancia y que este personaje histórico sea recordado con sus apellidos correctos. Un cordial saludo.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s