SAN PEDRO REGALADO O FIESTAS DE PRIMAVERA

Las  fiestas en torno a la fecha en la que se venera a San Pedro Regalado, en realidad no han tenido tal nombre hasta el año 1950, aunque es verdad que desde tiempo inmemorial, de una manera y otra, la ciudad ha festejado a su patrón.

Desde hace siglos, por la fecha de San Pedro, el Concejo hacía alguna dádiva que honrara al patrón: ayudar al convento de San Francisco (donde ingresó de niño Pedro el de la Costanilla- o Pedro el Regalado- es decir el futuro santo); dotar a su imagen en la iglesia de Jesús de una corona de plata; ayuda para el convento de la Aguilera, donde yacen los restos de santo, etc.

También se celebraban, como es lógico, actos litúrgicos y procesiones. Y desde al menos el siglo XVIII, se ofrecía una corrida de toros que pagaba el municipio. Ya sabemos que el santo está asociado al milagro de detener a un toro que aterrorizaba a la población, aunque hay que decir que ese milagro también lo hicieron otros santos. El asunto del toro está más en la hagiografía y tradiciones que en la realidad.

Procesión de San Pedro Regalado. Foto tomada hacia 1920. Archivo Municipal de Valladolid.

El fraile Pedro Regalado ya murió en olor de santidad en marzo de 1456, pero el paroxismo que vivió Valladolid cuando fue elevado a los altares el 14 de junio de 1746 es inenarrable: la fiesta duró varios días en los que no faltaron corridas de toros, fuegos artificiales, procesiones, bandas de música, etc. etc. No era para menos para la sociedad de aquella época, pues se trataba del primer vallisoletano (y vallisoletana) que un Papa (Benedicto XIV) subía a los altares.

La religiosidad de aquella época llevó a que por aclamación popular, tras consulta en las parroquias y a los estamentos de la ciudad, se proclamara patrón de Valladolid en sustitución del Arcángel San Miguel, que hasta entonces protegía a la ciudad de los males que pudieran acecharla. Y se declaró el 13 de mayo fiesta de precepto en el territorio del obispado. Desde entonces, en torno al 13 de mayo,  a la suntuosidad de las celebraciones religiosas se unió la alegría de las funciones profanas.

Retablo de 1709 atribuido a Juan de Ávila. Preside la capilla de San Pedro de la iglesia del Salvador, donde la tradición dice que se bautizó Pedro Regalado, el hijo de María la de la Costanilla.

Lo cierto es que rastreando en el Archivo Municipal y en la hemeroteca no he localizado la celebración de Fiestas de San Pedro Regalado hasta el año 1950. Aquel año el Ayuntamiento acordó reducir el número de días de lo que hasta entonces se llamaban Fiestas de Primavera. La reducción se propuso en vistas del poco arraigo que tenía la fiesta. Y, además, se suprimía la corrida de toros, cosa que fue contestada por varios concejales, que propusieron que si había que reducir el presupuesto destinado a la fiesta que no se hiciera en detrimento de la corrida de toros, pues afirmaban que era un festejo que traía forasteros a la ciudad (y con ello, consumo, evidentemente). Y ya en esa ocasión es como las Fiestas de Primavera pasaron a llamarse Fiestas de San Pedro Regalado.

Las Fiestas de Primavera, o nombre similar, hasta 1945 se celebraban en abril, es decir, no coincidían con la onomástica de Regalado (13 de mayo), a excepción del año 1934. Es decir hablamos de unas celebraciones festivas un tanto intermitentes y como no muy bien encajadas en el calendario vallisoletano. Por ejemplo entre 1890 y 1920 no hay rastro alguno de fiestas primaverales ni santorales. Y entre 1923 y 1945 oscilaban de nombre y de meses.

Total, que hasta 1945 no encontramos unas Fiestas de Primavera (coincidiendo con la festividad de San Pedro Regalado), con su característico cartel y un abultado programa: juegos florales, concurso de arada, corridas de toros, misa en el Santuario Nacional, concurso de dulzaina, partido de futbol, teatro infantil, concurso de tiro al plato, conciertos de música sinfónica en el Teatro Calderón, misa en la iglesia del Salvador, fiesta en el Calderón en honor de las mozas labradoras, bailes populares en la Plaza Mayor, fuegos artificiales, concurso de tiro de pichón, desfile de los gigantones y cabezudos y barracas en el paseo central del Campo Grande, etc.

Y así durante cuatro años hasta que, como ya se ha comentado, en 1950 las fiestas primaverales pasaron a llamarse de San Pedro Regalado. Unas fiestas que seguramente por razones económicas pasaron a ser más modestas, tanto en el número de días como en el programa.

Carteles de las Fiestas de Primavera que se conservan en el Archivo Municipal.

Por cierto, el Tío Tragaldabas, que junto con los gigantones y cabezudos, eran (y son) un clásico de las fiestas vallisoletanas, se renovó por completo en 1948. Se montó en Valencia por una empresa experimentada en fallas, por un importe de 27.000 pesetas. Para ahorrar costes se aprovechó el mismo carruaje del viejo Tragaldabas. La misma empresa el año anterior fabricó unos nuevos gigantes y cabezudos, pues los que había hasta entonces eran  feos y de mal gusto.

NOTA. En La mirada curiosa hay también una entrada sobre este santo: Pedro el Regalado, hijo de María  de la Costanilla

5 comentarios en “SAN PEDRO REGALADO O FIESTAS DE PRIMAVERA

  1. Buenos días:

    Soy nacida y criada en Valladolid y desde los 2 años viví en el Barrio de San Pedro Regalado en una casa concedida por el Ayuntamiento o Diputación. Se pagaba una cantidad al mes y al cabo de los años (18, 20), se la vendieron a las personas que quisieron adquirirla. Mi padre fue “Consumero”, y después pasó como vigilante al Antiguo Mercado. Hace años que me falta al igual que mi madre. Pero los recuerdos de las fiestas en honor a San Pedro Regalado así como la de la Virgen del Carmen de Extramuros, siguen muy presentes en mis recuerdos.

    Como leo tus “Entradas” normalmente y me traes muchos recuerdos de mi Valladolid querido, al ver hoy el dedicado San Pedro Regalado, me ha transportado a mi niñez y juventud reviviendo estas fiestas inolvidables por lo sanas y participativas que eran en el Barrio. Recuerdo el Convento de “Emaus”, al que acudíamos el grupo de amig@s a ayudar en la guardería que atendían unas monjas encantadoras, hacíamos Teatro, Coro, Ejercicios Espirituales, fiestas, tomé la Comunión en la Basílica del Carmen de Extramuros, comencé mi primeros cursos de Solfeo, estudié mi Bachillerato en la filial del Núñez de Arce, como verás me viene todo a la mente…..

    Actualmente vivo en Castellón desde hace más de 25 años, pero seguimos viajando a Valladolid en fechas señaladas ya que la familia está en Valladolid y provincia, normalmente 2 o 3 veces al año, excepto desde que comenzó la Pandemia que no hemos podido hacerlo.

    Como sigo estudiando, mis trabajos de fin de grado, que han sido dos, los he dedicado a mi querido Valladolid. “EL ARTE GÓTICO. VALLADOLID CAPITAL DEL REINO, 1601 – 1606”; “PROCESIÓN GENERAL DE LA SAGRADA PASIÓN DEL REDENTOR – VALLADOLID VIERNES SANTO”, de lo cuales estoy muy orgullosa. Tiene los derechos la UJI mayores de Castellón, pero los encuaderné y los releo, releo y vuelo a releer (jejeje).

    Muchas gracias por todos los recuerdos que me haces revivir.

    JULIA VILLAMAÑÁN SAN JOSÉ
    (Amo mi ciudad natal)

    Enviado desde Correo para Windows 10

  2. Me ha encantado conocer más sobre esta festividad y lo que fueron las fiestas de primavera, que no conocía. Los carteles que nos muestras: una joya. ¡Gracias!

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s