“El sentido de la plaza para la cohesión social de la ciudad”

El pasado 10 de mayo, en el TEDx que se organizó en Valladolid de la mano de Belén Viloria, hablé durante unos minutos de la Plaza Mayor de Valladolid.

Traté de convencer al público asistente de que nuestra plaza Mayor tiene unas condiciones que la hacen muy particular. Acaso menos hermosa que las plazas de Salamanca o Madrid, pero la de Valladolid tiene algo especial cual es su carácter abierto, cotidiano y cohesionador socialmente.

Pero como ya lo cuento en el vídeo de ocho minutos mejor que lo veáis. Por cierto, aquella noche sobre el escenario hubo otras interesantísimas intervenciones.

Indico la URL que lleva directamente al YOUTUBE. Pero si en un buscador ponéis mi nombre añadiendo TEDx plaza Mayor Valladolid (o cualquier cosa parecida) también llegáis rápidamente al video.

Pues nada ahí os lo dejo.

 

https://www.youtube.com/watch?v=MWnh95YvulU

 

Anuncios

LA PLAZA MAYOR DE VALLADOLID

Amigos y amigas de Valladolid la mirada curiosa, por primera vez voy ha hacer algo que hasta ahora no había hecho: indicar un enlace de YOUTUBE en el que se puede ver mi intervención en el TDEx de Valladolid del pasado 10 de mayo. En el vídeo que dura ocho minutos relato mi percepción de cómo es nuestra Plaza Mayor. Espero que os guste y también espero los comentarios de quienes no compartan mi discurso.

¡ESTO SÍ QUE ES CUIDAR EL PAISAJE!

Solo un par de ejemplos de casos  que, con frecuencia, se encuentra uno en los entornos de lugares y paisajes que deberían estar primorosamente cuidados.

El primer y ajado cartel, de unas obras que se realizaron en 2005, se refiere al único puente romano que se conserva en la provincia de Valladolid y que podemos ver en Becilla de Valderaduey.puente romano de valderaduey-crop

El segundo, es toda una colección de carteles innecesarios y absurdos que hay en torno al bello paraje de la exclusa 7 del Canal de Castilla a su paso por el término de Tamariz de Campos. Los demás carteles en torno a la exclusa, aún con ser de carácter informativo, no dejan de ser agobiantes por lo excesivo de su número.

1

 

 

 

2-crop

3-crop

4-crop

5-crop

6-crop

exclusa 7 tamariz 4-crop-crop

 

DE TOROS Y VAQUILLAS

Corrían los años 60 del siglo pasado cuano Blas Pajarero (Pablo Rodríguez)… sí uno de los hermanos de Pepe Relieve – ese librero de viejo y de compromiso-, publicó en el desaparecido Diario Regional una serie de artículos que  vieron nueva luz en un libro que se titula “Retazos de Torozos” (ilustrado por los dibujos de Félix Cuadrado Lomas).  Aquel libro lo dedicó Blas “A los muertos en Torozos”. Y no muertos por enfermedad común o el peso inexorable de la edad, sino por el  levantamiento militar contra el gobierno legítimo de la II República. Una dedicatoria en años aún de hierro en los que para nada se hablaba de aquellos enterrados en las cunetas tras el tiro de gracia.

Recorrió Pablo pueblos, tierras y gentes de la Comarca de Torozos, y nada se calló de lo que pensaba, incluso su parecer sobre la llamada “Fiesta Nacional”.

Incendiado Valladolid de fiestas veraniegas, no faltan en la mayoría de los municpios toros y vaquillas. Por lo que no viene de más, incluso para todas las personas que en alguno u otro momento hayan corrido delante de un astado, una avanzada, para su época, reflexión sobre las capeas y festejos taurinos… (la ilustración es de Félix Cuadrado y está tomada de la edición de 2002 de Fuente de la Fama)

Y escribió Blas Pajarero:

“Como Blas que soy y Pajarero que me dice dicen, vengo hoy a declarar mi enojo a las capeas o festejos taurinos, aún cuando la verdad sea dicha, no son los caminos que ando sitios muy dados a la fiesta de Vacas o “Fiesta Nacional”, que así todavía la dicen los “españolistas”, dejándonos no poco menos que descalzos a los que estamos en contra de esta su forma más bárbara y, por ellos, más auténtica.cuadradolomas

Y es que no son mis pueblos lugares de plazas con carros y talanqueras, sufrideros de vacas enmaromadas o emboladas, de torillos encohetados, de toros corridos a garrotazos, de vaquillas agarradas por la cola, mientras seis u ocho valientes se estriban hasta dar con ella en el suelo. Y tampoco, de toros con fuentes de vino o de aguardiente, de resabiadas bestias que son pavura y desgracia de forasteros y capeístas.  De tardes en las que los mozos porfían por ver quién es más bruto. De días en que hay que callar los destripados que hubo. De mañanas en que les corren jinetes que no son caballeros, en caballos que no son corceles, levantando nubes de polvo que al final de lanzazos en que el toro muere apabullado. De palcos o balcones con bandera nacional, desde donde se preside entre humo de tabacos y vahos de anisado, el sudor y el horror del novillero contratado. De decires tales, como el de que un fulano ya se libró de quintas, el toro lo ha medido sacado de un ojo. De gracias como la de soltarles de noche en medio del baile de susto de todos y caídas de muchos.

Y no me importa, después de soltada la larga diatriba, el ganarme la repulsa de mis vecinos, de la que me compensará sobradamente la bendición de un solo… (amigo)…  que me lea y con el que quisiera recitarme un ojalá, para que con este verano, el sol vengador y hermano, alumbre polvo y sangre de las menos capeas posibles.”

PATRIMONIO DISEMINADO

De la importancia de la cartuja de Aniago, en Villanueva de Duero (y prácticamente arruinada), da testimonio el  que a Gregorio Fernández se le encargara la creación del retablo mayor para la capilla. No pudo cumplir su contrato pues falleció en 1636 sin haber realizado el encargo, aunque algunas trazas dejó anotadas.

Tenía la cartuja un rico patrimonio que se ha  repartido por  diversos lugares. La familia Ibañez tiene, o tenía, entre otras piezas, un Calvario procedente del retablo mayor. El Museo Nacional de Escultura de Valladolid custodia un San Bruno  (fundador de la orden cartuja) realizado por un seguidor de Gregorio Fernández. También Medina del Campo y el convento de Santa Catalina de Valladolid acogen algunas imágenes.patrimonio diseminado007

Originarios de la importante botica del monasterio, hay tarros y albarelos depositados en el Museo de Valladolid, en el Museo de la Farmacia Hispana y en la colección particular de Bellogín.

Y escribe Juan José Martín González, excelente conocedor del patrimonio artístico de Valladolid, que también un busto de Cristo atribuido a Juan de Juni depositado en el Museo de la Catedral de Valladolid, pudo haber pertenecido a la cartuja de Aniago.

Pero quién atesora más patrimonio es la iglesia parroquial de la Visitación,  en la cercana población de Villanueva de Duero: una Virgen de Aniago, diversas imágenes  y retablos, así como un sitial construido en el siglo XVIII. Y en la calle Palacios una casona con la siguiente inscripción: “es de la cartuja de Aniago 1688”, tal como indica el Catálogo Monumental de la Provincia de Valladolid.

En definitiva, Aniago es un buen ejemplo de otros muchos casos en los que el desinterés cultural de quienes se hicieron con propiedades civiles o eclesiásticas en el periodo de la Desamortización, y su único afán de lucro, dio al traste con buena parte del patrimonio vallisoletano.

 

 

CANALES DE VALLADOLID

El canal de San José, alimentado por el Duero en tierras de Castronuño y Villafranca de Duero, riega más de 4.000 ha. gracias a una red de acequias de 100 kilómetros. Dispone Valladolid de unos cuantos canales que permiten dar de beber a muchas poblaciones y regar infinidad de tierras. Dos de estos, el citado de San José y el de Toro parten desde la presa de Castronuño. Existen otros canales, además de los más afamados –como son los  de Castilla y el del Duero, terminado en 1886, (ambos para regadío y abastecimiento de aguas potables)- que se hacen visibles en muchos rincones de la Provincia. Y casi todos toman sus aguas en el Duero.

Como una docena de canales surcan tierras vallisoletanas. Además de los ya citados, están el Canal de Tordesillas, el de Pollos, el de Castronuño,  el de Padilla (el más corto de todos los canales vallisoletanos –poco más de 2 km.-), el de Riaza, que coge sus aguas  donde el río Riaza cede las suyas  al Duero, en la Provincia de Burgos.

El Canal de Macías Picavea toma las aguas de las del Canal de Castilla, a la altura de Medina de Rioseco, y el Canal de Geria-Villamarciel se alimenta del Pisuerga.

La mayoría de estos canales y sus muchas acequias se fueron construyendo en los años 50 y 60 del siglo XX, y salvo los taludes de los canales de Castilla y del Duero, que están construidos en tierra, el resto encauzan sus aguas entre paredes de hormigón buscando las salidas hacia las acequias que se desparraman por diversas comarcas para regar un buen número de hectáreas.