COGECES: PIEDRA E HISTORIA

Vamos a recorrer Cogeces del Monte. Municipio de antigua vocación pastoril en pleno páramo de Montemayor-Campaspero.

Piedra e historia acompañan en todo momento el paseo por el pueblo.

Insinuaré un itinerario pero, en definitiva, es mejor irse encontrando con rincones y paisajes, de los que Cogeces no está precisamente escaso.  Un pueblo que hunde sus raíces en el Paleolítico y que ofrece diversos puntos de interés: no solo su casco urbano que ya se dibujaba en el siglo XII,  y su entorno labrado por arroyos y manantiales, sino los interesantísimos restos del monasterio jerónimo de  la Armedilla,  que  viene del siglo XV; el Parque Etnográfico de Arquitectura Pastoril;  dos museos (más correcto sería llamarlos colecciones); y una de las fachadas de iglesia más original que pueda encontrase en la provincia de Valladolid…

… Pues a ello vamos.

 

1-crop

2a

Partimos de la plazuela de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI, con una fachada posterior de no mucho interés artístico pero sí realmente curiosa: un auténtico retablo que relata hechos religiosos y da fe de personajes históricos. Fue Juan de Rodrigo, párroco de Cogeces e importante personaje de la jerarquía eclesiástica,  quien en el s. XVII la mandó construir,  ocultando la original.  Fachada en la que se ensalza, sobre todo, el dogma de la inmaculada concepción de la Virgen, asunto polémico en el seno de la Iglesia durante siglos

 
2

Al costado de la iglesia se abre un pequeño jardín, que da paso a la puerta de difuntos (en este municipio parece que a los difuntos no se les metía en la iglesia, sino que se oficiaban los funerales bajo el atrio). Junto a la puerta, uno de los hitos históricos, que servían para delimitar pastos, fuentes y cañadas  

 3-crop

En esta plaza se conservan restos de una señorial construcción que, por el blasón del arco de entrada, seguramente perteneció a los duques de Alburquerque

 4a-crop

4b

En la misma plaza, que probablemente está construida sobre la aldea original de allá el s. XII,  pueden apreciarse dos puertas características del  XVII

 5

Por la calle de la Fe, que sale casi frente a la iglesia, vamos a la calle de la Armedilla, donde hay un edifico muy característico de algunas fortunas que se labraron en las colonias. Fue, en su día, casino…


6-caalejon-de-gil-crop

… Y en el callejón de Gil se encuentra esta sencilla pero interesante casa. Las fachadas de las casas no permiten hacerse una idea de que, muchas de ellas, tenían grandes corralones para el ganado lanar

 7-crop

Calle Mayor, que se construyó en la expansión del viejo caserío medieval

 8

Plaza de la Constitución: Ayuntamiento y templete

 9-crop

En la misma plaza una vivienda,  que en su día fue posada, exhibe un arco procedente del monasterio de la Armedilla. El monasterio, además de convertirse en cantera tras su desamortización en el s. XIX, proveyó de escudos y dinteles a unas cuantas casas de Cogeces

 10a-crop

10c

En la calle Real, que viene a continuación, se puede ver una de las casas más antiguas de Cogeces

 
15-crop

En una fachada con la que sin duda nos toparemos, está el escudo de Beltrán de la Cueva, que fue el primer duque de Alburquerque, cuyo castillo está en Cuéllar. No podemos olvidar que Cogeces en su momento perteneció a la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar

 
11-crop

12a-crop

12-cropDiversos detalles del caserío que se encuentran principalmente en las calles Mayor y Central. Algunas de las casas ofrecen aspecto de una posible construcción fortificada

 16-crop

Ménsulas también provenientes de la Armedilla

30-crop

32-crop

Vista sobre uno de los valles que rodean a Cogeces, y panorámica del caserío al atardecer

 
40-crop

Centro Etnográfico de la Vida Pastoril, al que se llega desde la carretera que une Cogeces con la Armedilla…

 41-crop

… Y panorámica de la Armedilla. Imagen tomada del blog Ermitiella, de la arqueóloga Mariché Escribano, gran conocedora y amante de su pueblo: Cogeces del Monte

 

NOTA: Del llamado Museo de Ciencias Naturales hay un reportaje en este mismo blog “Valladolid la mirada curiosa”. Y no hay que olvidarse del Museo del Ayer Orrasco.

LA BELLEZA DEL HEMATITES: MUSEO DE COGECES DEL MONTE

Valladolid es la provincia de Castilla y León más pobre en variedad de minerales y rocas. Sin embargo tiene, según los expertos, la mejor y más amplia colección de minerales de la Comunidad Autónoma.

Esto es posible porque Cogeces del Monte acoge, en unas viejas escuelas de propiedad municipal, un sencillo pero interesante Museo de Ciencias que ofrece al visitante una muestra de cerca de 1.500 piezas procedentes de muchas regiones de la Tierra.

El promotor y propietario de la colección es Alejandro del Valle, profesor de Cristalografía y Mineralogía de la Universidad de Valladolid. Pero su hija Alejandra también está implicada en la colección y, de hecho, también hace las visitas guiadas del mismo.

Aunque pueda parecer un tanto árido, el mundo de la mineralogía  es importantísimo por cuanto las sustancias minerales son las principales constituyentes del planeta. No es de extrañar, por tanto, que muchos de los cristales que aquí se exponen sean un minúsculo punto donde la física, la química y la geometría se confabulan para ofrecer bellísimas imágenes.

Entre los conocidos hay minerales metálicos, energéticos, gemológicos y ornamentales. Y de buena parte de todos estos hay muestras en el museo de Cogeces del Monte. En él están expuestos ejemplares de uranio y muestras de zafiro; la rara crocoita de Tasmania se expone junto a la variscita, uno de los primeros minerales que utilizó la humanidad para la fabricación de collares y adornos.

La colección de Alejandro del Valle se ha ido consolidando tanto con las muestras que él mismo hay ido recogiendo como por las aportaciones de muchos amigos y colegas, algunos de los cuales le remiten piezas desde diversos países del Planeta, de ahí que haya incluso una amplia vitrina dedicado a minerales de Alemania, así como estanterías dedicadas a Asia, África u Oceanía.

Ligado a las indagaciones sobre minerales, están los fósiles, de los cuales no falta una digna muestra en el museo desde la era  del Paleozoico.

Como buena parte de museos y colecciones de Valladolid, no es posible la visita a cualquier hora y día, pues carece de los recursos suficientes como para disponer de personal permanente. Por eso, para visitarla es preciso concertar día y hora a través del teléfono 675 118 608. Y, por cierto, está deseando recibir visitas.

 

1

La colección se dispone en un par de salas de las viejas escuelas de Cogeces


2

Diversos paneles y fotografías ayudan a un mejor conocimiento del mundo mineral, aunque la colección la enseña y explica personalmente Alejando del Valle

 3-crop

4-crop

¿Quién dijo que el yeso no puede ser bello?. En la imagen de arriba una muestra de rosa de yeso cristalizado recogido en el entorno del monasterio de la Armedilla (Cogeces del Monte)

 5-crop

6-crop

Imágenes de algunas estanterías de la colección

 7

Alejandro mostrando algunas de las vitrinas del Museo

 

8-crop Una muestra de hematites y magnetita con cuarzo procedente de China

 9-crop

Muchas piezas pueden resultar llamativas, como esta muestra  de pirita

 10-crop

11-crop

Dos armarios recogen muestras de fósiles de diversos lugares de Castilla y León

ENTRE CHOZOS, CAÑADAS Y CORDELES

Desde Cogeces del Monte hasta el Parque Etnográfico de la Arquitectura Pastoril, se atraviesa un páramo extremadamente solitario y de lejanos horizontes.

 El Parque Etnográfico se encuentra a poco más de 4 kilómetros de Cogeces del Monte y se asoma al  Valdecascón, un arroyo que ha labrado un vallejo que rompe la planicie. El Parque, una reconstrucción de la vida pastoril, se ha constituido en torno a un chozo principal, el chozo de los Hilos. Presume Cogeces y la comarca de la Churrería de una tradicional actividad pastoril que se desarrollaba tanto en  los pagos habilitados para el pastoreo, como en la vieja práctica trashumante. No muy lejos de aquí, hacia el Oeste, discurre la Cañada Real Soriana que viene desde Peñafiel hasta Medina del Campo, donde se une a las cañadas que conducen a Extremadura. Por aquí pasaban los rebaños sorianos y burgaleses que en el invierno buscaban las cálidas tierras extremeñas. Esta cañada, dice Federico Sanz Rubiales, que escribió un interesante libro sobre las cañadas  de Valladolid, también se conoce en otros pagos de la provincia como Cordel Real Burgalés, y en el término de Cogeces del Monte se la denomina Cañada de Baitardero, nombre de una fuente por la que pasa.

El Parque Etnográfico ha reconstruido chozos y corrales, y ha dispuesto un didáctico itinerario en el que mediante paneles va describiendo la importancia de la actividad ganadera de la comarca. Incluye la posibilidad de practicar los juegos tradicionales en los que los pastores entretenían su tiempo libre, que debía ser mucho si tenemos en cuenta que no se ordeñaba diariamente a las ovejas, pues su aprovechamiento era para obtener lana y la elaboración de quesos para el consumo local.parque etnográfico-crop

Cada pastor usaba el corral que mejor le conviniera en razón de los pastos que cada año le hubieran tocado en suerte. Hasta que los pastores no terminaron por ser propietarios de sus propios rebaños, ya en el siglo veinte, eran contratados por los dueños del ganado por un salario que incluía  algunas ovejas como pago en especie. Por su parte, los propietarios de los corrales y los pastos se conformaban con recoger el estiércol, que usaban como abono.

El chozo era el alojamiento indispensable para protegerse de la noche, las inclemencias del tiempo y los depredadores. En su interior, una manta sobre un montón de paja, por cama, y algunas provisiones de leña, para calentarse,  eran todas las comodidades de que disponía el pastor… Eran otros tiempos.

 

CUEVAS VALLISOLETANAS

Valladolid no puede presumir de cuevas naturales, por lo que bien poco merecería la pena siquiera comentar sobre este tema. Pero a fuer de tener un buen conocimiento de las condiciones geomorfológicas de las comarcas vallisoletanas han de citarse las cuevas de Valdelaperra y la sima del Pinar, en Aldealbar.

Las incursiones que la Unión Espeleológica Vallisoletana ha realizado en oquedades susceptibles de tener algún interés,  indican que la angosta cueva de Valdelaperra, cuya boca está en un pequeño roquedo calizo (cantil) que  mira al arroyo de Valdecascón, en el término de Cogeces del Monte y no muy lejos del monasterio de la Armedilla, apenas llegará a medir unos cien metros y su interior no ofrece nada interesante –foto que ilustra el artículo-. Eso sí, desde su entrada se puede disfrutar de un espléndido paisaje.

Otra cueva, sita en un pinar del término de Aldealbar, tiene alguna mayor complejidad. Para acceder a ella hay que descender por un estrecho pozo de unos cuatro metros de profundidad y en su interior hay dos ramales, uno de los cuales llega a medir ciento cincuenta metros, y buena parte de su recorrido puede hacerse de pie. Esta cueva, que se puede llamar “sima de Aldealbar”, no debe confundirse con la llamada “cueva de la Mora”, en el mismo término pero ya en el borde por donde se desciende al valle del Valcorba.

Esta  cueva de la Mora, sin ningún interés espereológico,  representa una de las viejas leyendas de cuando la ocupación sarracena. Varias cuevas y fuentes hay en la provincia que reciben el mismo nombre y, de todas, se narra la misma historia: habitado el lugar por una musulmana, esta salía al atardecer a beber y lavar sus ropas en un fuente próxima,  y aprovechaba los últimos rayos del sol poniente para peinar sus cabellos con un peine de oro.

Para ver otras posibles hendiduras en los cerros vallisoletanos hay que adentrarse en algunas minas de yeso, como las de las Mamblas de Tudela, acaso las más profundas. Una incursión no muy aconsejable por lo inestable de la cubierta que con facilidad produce peligrosos desprendimientos, aunque sí es posible asomarse a su embocadura.