LA ESCUELA DE ANTAÑO

En el edificio de las viejas escuelas de Aldeamayor de San Martín, el Ayuntamiento ha habilitado un Museo pedagógico.

Pocas palabras utilizaré para describir este museo porque por su propia naturaleza: la pedagogía y la docencia, sus instalaciones y todas y cada una de las piezas que se exhiben hablan por sí mismas.

Debe indicarse, no obstante, que está muy bien montado, y que se ha llevado a cabo utilizando, básicamente pero no solo, un depósito de materiales de la Junta de Castilla y León.

Salvo visitas concertadas,  abre de marzo a septiembre… ¡así que este año solo queda un mes por delante!

“Una tarde parda y fría

de invierno. Los colegiales

estudian. Monotonía

de lluvia tras los cristales.

(…)

Con timbre sonoro y hueco

truena el maestro, un anciano

mal vestido, enjuto y seco,

que lleva un libro de la mano.

Y todo un coro infantil

va cantando la lección:

-mil veces ciento, cien mil;

mil veces mil, un millón-.

Una tarde parda y fría

De invierno (…).”

 Antonio Machado: Soledades

 1

El edificio que acoge la exposición está construido en los años 60 y sustituyó a las viejas escuelas de 1887

 2

1a

1b

El aula, la mesa del maestro o maestra y la estufa

 2a

Panorámica parcial de la sala principal del museo. En las paredes hay diversos textos que explican muy acertadamente el ambiente de aquellas escuelas de antaño

 4

5

6a

La cartelería:  muy visual e ingeniosa… auténticos comics

 6c

6e

6d

6b

Diverso material didáctico. Cabe destacar que en el siglo XX se puso especial énfasis en enseñar en las escuelas las unidades de pesas y medidas,  ya unificadas y universales; pues aunque parezca mentira, hasta hace poco más de 100 años los sistemas de medidas eran diferentes según comarcas o regiones dentro de la misma España

 
7a

7b

7c

Pizarras, cartera y libros

 10

El peso de la Iglesia ha sido patente en toda la historia de la docencia

 16

15

Anotaciones en el diario de una escuela: no queda leche en polvo; sustitución del retrato del Generalísmo por el de los Reyes de España

 17

El bidón de la leche en polvo americana

 20

Hay en la provincia algún otro municipio que exhibe el aula de sus viejas escuelas, aunque sin carácter museístico. Están los casos, al menos,  de Roturas (foto adjunta), y Curiel de Duero

 

NOTA: Ubicado en calle Real, 1. Horario de marzo a septiembre: sábados, domingos y festivos de 10 a 13:30 h. y de 17 a 19:30 h. Viernes, de 17 a 19:30 h.

No obstante, a lo largo de todo el año se pueden concertar visitas guiadas llamando al 983 558 402 o 983 558 468

LA VILLA AMURALLADA DE URUEÑA

No por muy  conocido vamos a dejar de recorrer uno de los municipios más bellos y visitados de Valladolid: Urueña. Difícil será añadir nada que no sea sobradamente conocido de esta villa que, desde el páramo de Torozos,  se asoma a Tierra de Campos.

Su  historia está vinculada a la red de fortalezas de los  tiempos de disputas entre los reinos de Castilla y León. Las murallas de Urueña vigilaban los territorios en conflicto y encadenaban con el resto de las fortalezas que,  dependiendo de las propiedades castellanas o leonesas, se avisaban entre sí en caso de presencia de enemigos. Me refiero, por ejemplo, al antiguo castillo de Medina de Rioseco, al de Tordehumos, Villagarcía de Campos, Tiedra,  Villalonso, Castronuño, Toro… Parece ser que la forma de comunicarse entre los castillos era mediante señales de fuego y humo ¿de ahí el nombre del municipio de Tordehumos?

Ahora  las reconstruidas murallas de Urueña, que comenzaron a levantarse en el siglo XII,  sirven para paseo de visitantes que desde el adarve se sorprenden del paisaje terracampino,   y disfrutan de  las inigualables puestas de sol.

A partir de la Casona de Urueña, antigua apuesta de la Diputación de Valladolid, se  ha constituido un entramado de espacios culturales, incluidas librerías, que aspiran a dar oxígeno a esta zona. En esa apuesta está el centro E-Lea, que forma parte de la exclusiva red de “villas del libro” que existe en el mundo; el Museo de Campanas y el sorprendente Museo de Instrumentos Musicales de Luis Delgado… todos son de obligada visita, en una u otra ocasión.

De la Casona de Urueña ya hemos dado noticia en otra entrada de este blog, por lo que no nos queda más que adentrarnos en el callejero de Urueña.

 

1

Optamos por estacionar junto al castillo, donde se ha recuperado una tradicional charca o lavajo. El castillo ahora cobija el cementerio de la localidad

 

2Entramos en el casco urbano por la puerta del Azogue para tomar la calle Real

 

4 Enseguida nos toparemos con la iglesia de Santa María, un edificio del siglo XVI…

 5

… Y la Casona de la Mayorazga, noble edificio de 1716, que acoge el Centro Etnográfico de la Fundación Joaquín Díaz: un espacio de cobija diversas y únicas colecciones relacionadas con la música y la etnografía

 

 8

9

La calle Real termina en la otra puerta que aún se conserva: la de la Villa, que se asoma a uno de los paisajes más bellos que se puedan ver en Valladolid; con la Ermita de la Anunciada al fondo, a la que sin duda hemos de acercarnos. Si lo hacemos a pie completaremos una pequeña caminata por la localidad

 
10

Subimos al adarve por cualquiera de las escaleras de acceso que hay dispuestas a lo largo de la muralla reconstruida: panorámica del caserío de Urueña

 

 12

Paisaje de Tierra de Campos

 11

13

13a

Sin duda se ha de recorrer el callejero de la localidad: calle de Lagares y detalles de algunas de las librerías. La piedra domina las construcciones, pero no siempre fue así: muchas de las viviendas de piedra que ahora vemos son reconstrucciones que se acometieron para recuperar la mitad del caserío que fue arrasado por el fuego en 1876… Para su rehabilitación se aprovecharon las piedras de la muralla, que quedó maltrecha y casi desapareciada

 

 

14

 Museo de Campanas. Se trata de una antigua panera muy rehabilitada

 15

16

Casa de Raimundo Negro, toda ella de piedra de sillería, en la plaza del Corro de San Andrés;  y panorámica de la plaza, en el centro del casco urbano

 17

La villa tiene numerosas indicaciones que nos permiten movernos por ella con facilidad, sobre todo porque a pesar de ser un caserío medieval tiene un trazado bastante bien organizado

 

18Es imprescindible visitar la ermita de la Anunciada, una joya única en Castilla y León del gótico lombardo o catalán (o italiano), iniciada en el siglo XII con añadidos del XVIII

 19

Vista típica de Urueña desde la ermita… Y no olvide visitar los museos de la villa…

 c

… Y las inigualables puestas de sol

LA CASA DE LOS REYES

A fuer de que las últimas siete generaciones de vallisoletanos vienen conociendo que el edificio que preside la plaza de San Pablo son dependencias militares,  ha contribuido  a que no se tenga en cuenta en toda su dimensión la importancia  histórica y arquitectónica del antiguo Palacio Real.

Esto ha privado de un mayor conocimiento y disfrute por parte de la población de este singular edificio. Consciente de ello, el Ministerio de Defensa  trata de hacerlo más asequible mediante visitas guiadas, algunas actividades culturales,  y la instalación en una de sus salas de un pequeño museo que recoge la historia reciente del edificio.

Sería tarea imposible resumir siquiera la historia y avatares del Palacio Real,  que no es sino el resultado de diversas intervenciones urbanísticas que condujeron a que entre 1601 y 1606 Felipe III instalara en él la Corte, convirtiendo a Valladolid en la capital de la Hispanidad durante aquellos años, de la mano del gran especulador urbanístico que fue el Duque de Lerma.

Aprestémonos, al menos, a dar un paseo por el interior de este sitio real que desde 1999 está declarado Bien de Interés Cultural, y que ha conocido numerosas reformas tanto interiores como exteriores.

 

0

1

Fachada actual del Palacio Real, e imagen de su aspecto en el siglo XVIII (grabado reproducido del afamado libro de Ventura Pérez: “Historia de la muy noble y muy Leal Ciudad de Valladolid. Recopilada de varios autores en este año de 1759”). El palacio se fue forjando a partir de varias casas que Francisco de los Cobos (secretario de Carlos V) y su esposa María de Mendoza obtuvieron  por dote matrimonial en 1522

 

111

4

Patio principal, el de mayor tamaño de entre todos los palacios que llegó a tener Valladolid. Y detalle del empedrado

 5

7

Los medallones que adornan las arquerías recogen personajes históricos principales, como la de Carlos V, pero también personajes mitológicos no todos identificados: parece que hay una imagen de Alejandro Magno, de Héctor y Paris…  Y se ven los escudos de los numerosos reinos de la España del siglo XVII, como el de Castilla

 3

6

Tanto durante la invasión francesa, en la que Napoleón  se instaló en el palacio con numerosa tropa que alteró profundamente la estructura interior del edificio, como en sucesivos usos del mismo, se llevaron a cabo diversas y notables modificaciones, como esta, en la que se ve a finales del XVIII completamente tapiadas las galerías (fotografía de Jean Laurent). También alojó dependencias de Hacienda, Audiencia Territorial, etc.  Las galerías actualmente recogen diversa decoración histórico-militar

 8

10

Arco de una de las partes más antiguas del palacio, y una de las dependencias. Durante la estancia de la Corte en Valladolid, la ciudad llegó a contabilizar más de 400 palacios

 

8a8b Hay dependencias que por tener uso administrativo no se muestran en la visita guiada que se lleva a cabo los miércoles por la mañana, como la galería y jardín de Saboya

 11

12

13

Escalera principal con profusa y rica decoración. No es la original del siglo XVII, sino una nueva levantada siguiendo las trazas de 1762 del afamado arquitecto Ventura Rodríguez. En estos años, Ventura Rodríguez estaba trabajando en la Catedral, Convento de Agustinos Filipinos, Colegio de Santa Cruz, Ayuntamiento de La Seca, etc.

 14

Oratorio de la Reina. La capilla real no se conserva

 17

18

Una habitación recoge reproducciones de escenas de batallas del pintor Augusto Ferrer Dalmau, como esta titulada “Rocroi el último tercio” (1643, durante la Guerra de los Treinta Años)

 15

16

El Salón del Trono es en realidad una construcción que llevó a cabo el Ministerio de Defensa siguiendo modelos de otros palacios reales

 19-crop

21

23-crop

Una de las habitaciones del palacio muestra paneles explicativos de la evolución del edificio y de los avatares históricos desde que está ocupado por el Ministerio de Defensa

 

NOTAS: El libro imprescindible para conocer la historia y arquitectura del Palacio Real, editado en 2006 por la Universidad de Valladolid y el Ministerio de Defensa,  tiene como autor a Javier Pérez Gil.

Para inscribirse en la visita guiada es preciso llamar a los  teléfonos  983 219 310 o 983 327 302

 

 

ÚLTIMOS FUEGOS GÓTICOS: EXPOSICIÓN DEL MUSEO DE ESCULTURA

Las ciudades del sur de Alemania (Estrasburgo, Núremberg, Múnich, etc.) de mitad del siglo XV eran ricas y poderosas, e impulsaron una densa y rica cultura. Aquello se desarrollaba en un ambiente urbano, bullicioso y productivo. En este ambiente los artistas adquieren un protagonismo hasta entonces desconocido. Y la escultura cobra inusitada importancia: los maestros y sus talleres reciben numerosos encargos de mercaderes, obispos, ricos burgueses y mandatarios municipales. Aquella intensa actividad escultórica se tradujo en un embellecimiento extraordinario de iglesias: sillerías, retablos y tabernáculos de gran riqueza y perfección técnica se ofrecen a los feligreses. Solo en Núremberg se construyeron 23 retablos en apenas 4 años.

Eran tiempos en los que casi todos los oficios conocidos estaban ligados a la construcción de catedrales, pero los escultores llegaron a adquirir un estatus propio: se emancipan y crean sus propios talleres.

Pues bien, de aquella época y las  ciudades alemanas, el Museo Nacional de Escultura de Valladolid ofrece una bellísima exposición en las dependencias del Palacio de Villena.

Aquí dejo unas imágenes que pretenden transmitir la belleza de esta exposición que en el museo están acompañadas de unos textos muy cuidados y didácticos. No falta una sala dedicada a las herramientas que se utilizaban en los talleres,  y el torno en el que el maestro tallaba hasta el más mínimo detalle: pliegues de vestiduras, rostros, manos pasando páginas de libros, finos tocados femeninos, etc…

Más,  aquello tuvo un abrupto final que dejo reflejado en la última de las fotografías que incluyo en este reportaje.

Exposición para no perdérsela.

 

IMG_2104

IMG_2107

IMG_2111

IMG_2125

IMG_2128

Diversas imágenes de la exposición

 IMG_2145

marcos

Los cuatro evangelistas y detalle de San Marcos

 

IMG_2121

IMG_2122

Herramientas  y torno 

 

concha

Dos visitantes de la exposición grabando imágenes con el teléfono móvil

 IMG_2166-crop

Texto que explica cómo terminó de manera abrupta y violenta aquella rica producción artística

 

NOTA: Palacio de Villena (c/ Cadenas de San Gregorio), hasta el 6 de noviembre.  Martes a sábado de 11 a 14, y 16:30 a 19:30. Domingo 11 a 14. Entrada gratuita.

LA TORRE DE LA CATEDRAL DE VALLADOLID

Con frecuencia se publican fotografías antiguas de Valladolid sin indicar la fecha en que fue tomada la imagen.  Y de entre todas las fotos publicadas sobresale la presencia de la torre de la catedral de Valladolid, bien sea por tratarse de una imagen directa de la misma o por aparecer, por ejemplo, al fondo de la plaza Mayor siguiendo la vieja acera de San Francisco que se prolongaba por Ferrari y la calle Cánovas del Castillo.

En  visitas guiadas que he realizado por el centro de la ciudad, o debido a fotografías que he ido colgando en este blog, algunas personas me han preguntado bien por la fecha de la foto o bien por la historia de la torre de la catedral.

En esta entrega veraniega de Valladolid, la mirada curiosa, propongo a los lectores y lectoras fijarnos en la torre de la catedral. Esto acaso puede servir para facilitar a datar (más o menos) aquellas fotos que se publican sin indicar la fecha de las mismas.

Es necesario, no obstante, anotar un par de cosas antes de centrarnos en la Catedral: el daguerrotipo (una especie de antecedente de la fotografía) se inventa y difunde en los años 40 de siglo XIX.  Por tanto es imposible que antes de esa época haya ninguna imagen fotográfica o similar.

Y treinta años después es cuando comienzan a utilizarse las cámaras fotográficas propiamente dichas. Es decir, con la técnica de impresión que vino a considerarse una fotografía como tal: las cámaras fotográficas ya no necesitan tanto tiempo de exposición y cantidad de luz como los daguerrotipos, y se pueden hacer fotos fácilmente tanto en interiores como exteriores… No creamos, era todo un arte y una ciencia (tanto la obtención de la imagen como el revelado de la misma), ahora que con el móvil o las máquinas automáticas obtenemos cientos de fotografías en apenas unos minutos.

Dicho esto, que ayuda a situarnos  en el contexto de las fotografía y las postales, vayamos ya a la torre de la Catedral de Valladolid.

 

1

La Catedral quedó muy lejos del proyecto de Juan de Herrera, que la concibió con cuatro torres. Solo llegó a levantarse una (popularmente conocida como la Buena Moza) y que se derrumbó en 1841. No me detendré en las causas exactas de su derrumbamiento pero sabemos que estaba muy dañada por algunos terremotos, de tal manera que se hizo necesario encincharla para evitar que las grietas fueran a más. Algunos expertos apuntan, además, que esta torre estaba levantada sobre unos frágiles cimientos, pues justo en su base había  un manantial de abundantes aguas (fuente y abrevadero que tienen su historia). Esta torre estaba al lado izquierdo (o del Evangelio), según se mira de frente la fachada… luego ya sabemos que cualquier imagen de la Catedral en que se vea esta torre en fecha anterior a 1841 será un dibujo,  no una fotografía

 2-crop

Pronto se desmontó lo que quedó de la torre para evitar nuevos peligrosos derrumbes. Y hasta 1880 no comenzó a construirse la nueva torre: esta vez en el lado derecho de la fachada (o de la Epístola). Una construcción que fue más bien lenta pues tuvo muchas interrupciones. Es decir,  que durante 40 años la Catedral careció de torres. Por cierto,  la torre caída tenía un reloj de enorme utilidad a la población: años  en los que no existían relojes de bolsillo, por lo que el Ayuntamiento, una vez que se derrumbó la Buena Moza inmediatamente comenzó a hacer gestiones para que en alguna otra torre de Valladolid se habilitara un reloj concejil… pero esto es otra historia. En resumen: cualquier imagen de la Catedral sin torre se corresponde al periodo 1840-1880

 3

Imágenes en que se vea en construcción pero sin rematar el cuerpo ochavado de la actual torre: años 1880-1885. E imágenes en que la  la torre aún está sin tejadillo pero ya perfectamente visible el hueco del reloj (pero sin reloj), se corresponden al periodo 1887-1890

 4

4b-crop

Habrá que esperar hasta 1890 para que la torre tenga ya tejadillo (pero, ojo, sin cúpula y Sagrado Corazón)

 5-crop

En 1911 ya tiene reloj funcionando

 6-crop

Y en 1924 la torre está rematada tal como ahora la vemos: con su cúpula, la estatua del Sagrado Corazón y el pararrayos

 Nota: las fotografías están obtenidas en el Archivo Municipal de Valladolid

DE MERIENDA A LA JARRUBIA

Entre las muchas fuentes que brotan en el Valle del Cuco, hay una especialmente famosa: la Jarrubia o Isarrubia. Y hasta esta fuente de abundantes  aguas que brotan casi en el mismo páramo, vamos a dar un sosegado paseo de hora y media entre ida y vuelta… salvo que hagamos un largo descanso merendando o almorzando junto a las ricas aguas de la fuente.

El caserío de San Llorente domina el valle que labra el arroyo del Concejo o del Cuco (el que da nombre a  este conjunto de municipios que ya hemos visitado en otras ocasiones: en este mimo blog hay un reportaje titulado “Entre pobos, cañamares y navesanas”).

Dejaremos el coche en San Llorente. En una rinconada que hay en la calle José Antonio Primo de Rivera (que es de donde partiremos) se puede estacionar sin problema. A esta calle llegamos siguiendo una principal, la calle de Fuente Lámparas.

Venga: mochila y almuerzo.

 

1

Rinconada de la calle José Antonio Primo de Rivera, en donde ya se vislumbra el valle

 

2

Fuente que llaman del lavadero

 3

Caño del lavadero, que tiene toda la pinta de haber sido el buje de un carro

 3a

Donde ya se ve claramente el camino a tomar (a la izquierda)… a la derecha están las bodegas

 4a

Panorámica del valle del Concejo o del Cuco

 5

Llegamos a una bifurcación: sugiero tomar el camino de la izquierda para llegar hasta la fuente de la Jarrubia. Ya bajaremos por el otro

 

67 Detalles del camino. Abundantes chopos (pobos se llaman aquí) y mimbreras. Árboles y arbustos alimentados por la humedad permanente del arroyo

 8

Fuente de la Jarrubia. Ahora presenta una construcción reciente, pero en su día manaba directamente de la roca que hay inmediata a la fuente

 8a

Aguas de la Jarrubia: abundantes, frescas y sanas. Lugar para un agradable descanso

 9

9a

10

Continuamos hacia arriba apenas 30 metros hasta llegar a un camino de concentración que sigue la traza del antiguo Camino Real de Burgos. Giramos a mano derecha hasta que a unos 150 metros se abre (a la derecha) un camino perfectamente marcado que indica la dirección de San Llorente. Este vamos a tomar para volver. Antes, veremos las ruinas de Isarrubia (¿iglesia Rubia?), nombre de un despoblado medieval del que en la parroquia de San Llorente se conserva la  talla de una Virgen del siglo XIII

 

11 El camino, hasta que inicia su claro descenso hasta el municipio, va bordeando el páramo. No está tan marcando como el otro por el que subimos, pero es de imposible pérdida, sobre todo porque el caserío de San Llorente nos va  indicando la dirección

 

LA ZONA SUR DE VALLADOLID

Lo que se conoce como Zona Sur,  de Valladolid, es un amplio territorio  que engloba diversos e históricos barrios  cargados de acusada “personalidad”: entre otros, el Cuatro de marzo, La Rubia, La Farola, Plaza de Toros, Las Mercedes…

Todos y cada uno de estos trozos de la ciudad encierran mucha vida y efemérides vallisoletanas. Aquí se construyó el primitivo estadio de fútbol José Zorrilla, la centenaria plaza de toros, se edificó el matadero, se levantó el famoso edificio de las Mercedes, había cuarteles… Cierto es que hasta que en los años 60 del siglo pasado el  Paseo Zorrilla comenzara a colmatarse de viviendas, no era sino una ancha calle (no completamente asfaltada) que iba “cosiendo” casas aisladas y pequeñas manzanas de viviendas: era casi una aventura ir más allá de la Plaza de Toros. Sin embargo, al final de esta larga calle aguardaban afamados y concurridos merenderos, y los carruseles y casetas de la Feria y Fiestas de San Mateo.

Vamos a recorrer algunos lugares de estos populosos barrios.

 

1-crop

Panorámica de la Plaza de Toros, lugar antaño muy concurrido las tardes de corrida tanto  por aficionados a la tauromaquia como por numerosos curiosos, que simplemente venía a ver a los toreros y sus cuadrillas: años en que pocos entretenimientos había en la ciudad. La actual Plaza de Toros se inauguró en 1890 y sustituyó a la octogonal que había detrás de San Benito y que ahora se conoce como Plaza del Coso. En primer término una escultura titulada “Arco de Toros”, de la escultora Carmen R. Tablada: ya fallecida, una calle de La Rubia lleva su nombre

 

2-crop

Casi frente a la Plaza están los restos del popular hostal Lucense, cerrado en 1996 y aún sin resolver los trámites para construir un edificio de viviendas. En él solían alojarse las cuadrillas de los maestros y de aquí salían vestidos de luces para la corrida

 

3-crop

Histórico edificio de Las Mercedes: el primer “rascacielos” que se construyó en Valladolid, en los años 60 del siglo pasado, que alcanza los 65 metros de altura. Ahora ya no es la construcción más alta de la ciudad

 4-crop

La Plaza del Ejército, en la acera de los impares del Paseo Zorrilla (y frente al Corte Inglés) fue durante muchos años un solar, que hasta 2004 no tuvo un adecuado y merecido ajardinamiento

 5

6

7

Y por la calle Arzobispo García  Goldaraz llegamos hasta la Plaza del Crepúsculo y nos internaremos en las calles de La Farola: no hay unanimidad en la razón de este nombre. Pero lo cierto es que estaba muy ligado a la modesta estación de La Esperanza (línea de Ariza). Panorámica y detalle de la calle de la Esperanza, donde está el popular restaurante Manolín

 8

En las viejas calles de La Farola, han empezado a convivir las modestas casas originales con modernas unifamiliares…

 
11-crop

… Y al final de la Esperanza nos espera el antiguo matadero municipal, ahora reconvertido en espacios juveniles, teatrales y deportivos. Este matadero, construido siguiendo el racionalismo de la época, se levantó entre los años 1932 y 1936

 12-crop

13-crop

Glorieta de la Comunidad,  frente al Matadero. Si la cruzamos justo frente al centro juvenil, atravesamos un estanque. Pues bien, fijémonos en la fecha de 1596 que hay en el interior del agua: es un “guiño” curioso que indica el año en que Valladolid recibió el título de capitalidad (otorgado por Felipe II)

 

 15-crop

En este punto propongo tomar la Carretera de Rueda. Casi al final hay una de las típicas villas que se levantaron en Valladolid: quinta Ana Mari, 1932. Estas quintas o villas se construyeron alejadas de la ciudad (en su momento) o junto a la ribera del Pisuerga, y solían ocuparse solamente en verano

 16-crop

Retrocedemos y por la calle Mota de nuevo nos asomamos al Paseo de Zorrilla a la altura de la escultura titulada “Escenario para una película”, que es un homenaje al cine. Se trata de una de los únicas dos esculturas que en España hizo al aire libre el importante escultor Dennis Oppenheim (fallecido en 2013)…

 18-crop

… Y volvemos hacia el matadero. Veremos este elegante edificio firmado por el arquitecto vallisoletano Julio González Martín. Construido entre los años 1958 y 1963 fue, en su día, un hito en la arquitectura de Valladolid…

 14-crop

… Frente al Matadero también está la escultura de José Luis Medina (instalada en 1999). Este escultor, nacido en Serrada en 1909 y fallecido en 2003,  alcanzó gran notoriedad y reconocimiento

 

 19-crop

A nuestra izquierda está el Cuatro de Marzo. Dos mil viviendas inauguradas por Franco en 1959, se llaman así en recuerdo del día y mes de 1934 en que se fusionaron la Falange y las JONS (diez años antes había estado Franco en Valladolid para inaugurar la factoría SAVA). En cualquier caso, el barrio, de promoción pública,  vino a paliar uno de los grandes problemas         que tuvo la ciudad en los años de desarrollo industrial: la carestía de vivienda

 20

Plaza del Doctor Quemada, en homenaje a un famoso médico.  La verja y columnas que dan entrada a la plaza provienen, precisamente, del sanatorio que este doctor tenía en el Paseo de Zorrilla y que se derribó  ya hace tiempo

 21-crop

Terminaremos nuestro paseo asomándonos al Pisuerga justo al final de la plaza. Y junto al puente, hay una vieja fuente acaso alimentada por las aguas del antiguo río Olmos, junto al que Santa Teresa de Jesús  hizo la primera fundación en la ciudad. No obstante era un sitio demasiado alejado de la villa y no muy sano debido a las nieblas y humedades,  y las monjas abandonaron el lugar para acabar consolidando su convento en donde ahora está: en la Rondilla de Santa Teresa